El fiscal Gerardo Pollicita pidió hoy que la expresidenta Cristina Kirchner, sus hijos Máximo y Florencia, y los empresarios Cristobal López y Lázaro Báez, entre otros, vayan a juicio por presunto lavado de dinero de la denominada causa "Los Sauces".

El pedido fue presentado ante el juez Julián Ercolini, en esta causa donde se investiga el alquiler de propiedades de la familia Kirchner a estos empresarios. Ahora será Ercolini el que determine si la causa pasa a juicio oral y público.

La sospecha de la Justicia es que el dinero que pagó en alquileres los empresarios Cristóbal López y Lázaro Báez, que es el 86 por ciento del total de lo facturado por Los Sauces, era retorno de obra pública con la cual aquellos se vieron beneficiados por licitaciones que ganaron durante el kirchnerismo.

El pedido de juicio hecho por Pollicita también comprende a Romina Mercado, hija de Alicia Kirchner; a Osvaldo Sanfelice, socio inmobiliario de Máximo Kirchner; Víctor Manzanares, el contador histórico de los Kirchner quien esta detenido por supuestamente haber querido entorpecer la investigación; y los hijos de Báez, entre otros.

Según la acusación fiscal, la maniobra "se concretó a través de un "montado en base a la actividad inmobiliaria y hotelera que aquellos llevaban adelante a través de la empresa Los Sauces".

En ese sentido, concluyó que se intentó "sustraer y apoderarse y de forma de millonarios fondos públicos".

Fue una "gran matriz de corrupción" según el fiscal a parti de evaluar los pagos de López y Báez en alquileres que alcanzaron la 26 millones que fueron "a parar al patrimonio de los Kirchner" en tanto que los empresarios eran "contratistas del Estado".