L os candidatos a ocupar la Defensoría del Pueblo defendieron sus postulaciones en la comisión bicameral de Defensoría del Pueblo. El dirigente peronista Humberto Roggero, apoyado por el presidente del bloque del PJ, Miguel Pichetto, fue el primero en hacer uso de la palabra en el Salón Eva Perón ante la Comisión presidida por la senadora Marta Varela (PRO).

Roggero, ex presidente del bloque de diputados del justicialismo remarcó que “la independencia, la idoneidad y la defensa de los derechos humanos forman parte de la Defensoría del Pueblo” y adelantó que de ser elegido trabajará “fuertemente por la despersonalización” del organismo, además de intentar darle “un sentido federal y descentralizado”.

Por su parte, el massita y ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Jorge Sarghini, aseveró que “cubrir esta vacante es un paso importante hacia la institucionalidad”. Sostuvo que su extensa actividad en la función pública le brinda “la formación y experiencia para desempeñar con idoneidad” el cargo en cuestión y enfatizó que de ser designado “no sería parte ni de un gobierno ni de un sector, sino de un organismo de la Constitución”.

Al tomar la palabra, el actual ombudsman de la Ciudad, Alejandro Amor, dio lectura a un texto a través del cual hizo un repaso de las actividades más trascendentes que cumplió ejerciendo el cargo a nivel distrital, y mencionó algunos cambios que, a su entender, se deberían introducir en la función del Defensor del Pueblo. Ayer, en el ofi cialismo, apostaban a que de los tres, el mejor posicionado era Sarghini, quien cuenta con el apoyo de Cambiemos y varios sectores del peronismo.

“Pichetto, que quiere poner a Roggero, no va a conseguir los votos en la Cámara de Diputados, allí, además el oficialismo se inclinará por Sarghini junto con el Frente Renovador, y muy probablemente, con el Frente para la Victoria”, especulaban en el Congreso.

La elección se definirá inicialmente en el Senado y luego en Diputados, donde quien resulte electo deberá contar con los dos tercios de los votos.