Los próximos días serán clave para definir el futuro de la cuarentena. Tanto Ciudad, Provincia y Nación esperarán los números de casos de lunes, martes y miércoles para avanzar en la próxima etapa del aislamiento.

En la Ciudad de Buenos Aires, hay cierto optimismo con la disminución de la velocidad de la progresión de casos de contagios de coronavirus. Si bien hubo un aumento de enfermos en julio, se mantiene el promedio de 1000 a 1100 positivos.

"Los números volvieron a una meseta histórica", analizó esta mañana el ministro de salud porteño, Fernán Quiros. Las declaraciones del funcionario van en sintonía con lo que viene trascendiendo en los últimos días con respecto a la mirada de CABA sobre la apertura de la cuarentena.

"Por el momento no hay vuelta atrás, nada indica aún que tengamos alguna modificación", asegura en la cartera de salud porteña. "Todavía no podemos analizar la primera semana en cuanto a los casos, si vemos que está estabilizada la curva hace un tiempo", agrega una fuente consultada.

Las reuniones con Provincia y Nación comenzarán a mitad de semana. Cada distrito tendrá encuentros por separado con los colaboradores. La nueva etapa termina el domingo 2 de agosto porque lo que antes del fin de semana se anunciarán las próximas medidas.

Hasta el momento no hay niguna reunión agendada. El contacto el jefe de gobierno porteño y el Gobernador es diaria mediante chat.

La Provincia tiene una percepción distinta de CABA. Incluso hasta señalan a la modalidad aperturista porteña como causante del aumento de casos en el territorio bonaerense. "Lo que pasa de un lado del Riachuelo impacta sobre el otro distrito. Sería un error que cada uno siga un camino distinto", afirmó el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, en una conferencia de prensa esta mañana.

El gobierno de Axel Kicillof resalta la suba de casos en los últimos días y asegura que "si se dispara habrá que tomar medidas". Esta semana irán evaluando la curva. "Si hace falta ir a un proceso de cierre se hará. No podemos relajarnos. Estamos en el ojo de la tormenta", insistió hoy el ministro de salud provincial, Daniel Gollán.

En el último anuncio, Larreta y Kicillof se pusieron de acuerdo en seguir actuando en forma conjunta como AMBA, aunque con distintos niveles de apertura. La Provincia dejó abierta la puerta a volver atrás en cualquier momento cuando optó por llamar a la nueva fase de "intermitente".