El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, afirmó esta tarde que los datos que se conocieron sobre la pobreza en el país son "críticos", pero advirtió que si durante la pandemia el Estado no hubiera desplegado ayuda los números hubieran sido "aún peor".

"Está claro que aumentó la pobreza en la Argentina. Se trata de datos realmente críticos, porque a la crisis económica que atravesamos en los últimos años se sumó la pandemia de Covid", resaltó el funcionario sobre el índice, que llegó al 40,9%.

Destacó, a la vez, que en los últimos seis meses "ha habido mucho Estado y esas políticas, junto a la gran red social que tiene el país, con los movimientos sociales, las iglesias, el sector empresario, los sindicatos, lograron amortiguar la caída para que la situación no sea aún peor, en un contexto mundial muy complicado por la pandemia".

"Creo que el Estado encaró mucha política pública en estos meses, muchas políticas sociales, como la tarjeta Alimentar, el IFE y los ATP. Hoy llegamos a 11 millones de personas con asistencia alimentaria, se han generado políticas para amortiguar la caída. Una mayoría de las familias argentinas ha recibido ayuda del Estado", sostuvo el ministro de Desarrollo Social.

"El Estado amortiguó mucho, objetivamente, con políticas sociales, sobre todo alimentarias y de ingresos, como el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia)", destacó Arroyo. "Tenemos una nueva realidad de que hay gente que cayó en la pobreza a partir de la pandemia; tenemos los nuevos pobres, gente que cayó en la pobreza durante la pandemia, y pobreza estructural, histórica", agregó.

Para el ministro de Desarrollo Social, primero "hay que rescatar a los que cayeron en la pobreza porque se quedaron sin trabajo o perdieron sus ingresos", para luego "poner el foco en niveles de pobreza núcleo altos desde hace mucho tiempo", según declaraciones al diario La Nación. En este sentido, resaltó el impulso de "cinco sectores productivos clave: construcción, textil, producción de alimentos, economía del cuidado, y recolección y reciclado de residuos urbanos".

Para este objetivo, Arroyo destacó la urbanización de 4400 villas que tenía el ministerio de María Eugenia Bielsa y que fue traspasado el lunes pasado a su órbita. "No sólo es mejorar los barrios, abrir calles, crear espacios públicos, que las casas tengan pisos de material. Es un programa que va a generar empleo de mano de obra intensivo", dijo el ministro, que aseguró además que ya trabaja en un gran programa de primera infancia.

Para el funcionario, "la salida de la pobreza tiene que ver con el crecimiento económico y un modelo de desarrollo; pero hay mucho para encarar desde la política social, hay que hacer cambios estructurales para evitar que periódicamente la Argentina vuelva a ciclos tan complicados".