Aunque a nivel nacional y en la Provincia de Buenos Aires el resultado de las PASO parece anticipar que no habrá sorpresas, en otros distritos elección aún no está nada definida.

La primera gran incógnita es la Ciudad de Buenos Aires. Aunque la ventaja del actual jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta es clara, ya que en las PASO se impuso por 46,4% contra el 31,9% del opositor del Frente de Todos Matías Lammens, la duda pasa por si logrará evitar una segunda vuelta.

En la Capital Federal no rige el mismo sistema de balotaje que en Nación, en donde alcanza con lograr el 45% de los votos o más de un 40% y 10% de diferencia con el segundo. Por el contrario, para ganar en primera vuelta, el candidato porteño debe sí o sí alcanzar el 50% más uno de los sufragios, algo que por ahora nunca pasó en la historia del distrito desde su autonomización en 1996.

También será competitiva la definición en la provincia de La Rioja, que hoy elige gobernador y legisladores locales. Allí, donde no hubo elecciones primarias, las encuestas anticipaban un resultado cerrado entre el peronista Luis Beder Herrera (exgobernador entre 2007 y 2015) y Ricardo Quintela. Este último espera que la bendición que le dio Alberto Fernández a su mentor político, el actual mandatario local Sergio Casas (cuya candidatura fue invalidada por la Corte Suprema), lo impulse a la gobernación. 

Además, el candidato de Juntos por el Cambio, el ex ministro de Defensa Julio Martínez, aparecía según las encuestas, en tercer lugar pero a no más de 10 puntos del líder.

Otro lugar en disputa es la ciudad de La Plata. En las PASO, el Frente de Todos logró allí una ventaja significativa de 10 puntos respecto del candidato de Juntos por el Cambio, el actual intendente Julio Garro (por 47% a 37%). 

Sin embargo, la coalición peronista disputó una amplia interna, con cinco candidatos, en la que triunfó Florencia Saintout (actual diputada provincial) con el 31% de los votos, por lo que depende de retener las adhesiones de los otros precandidatos para asegurarse el triunfo.

Un escenario parecido se anticipa en Mar del Plata. En esta ciudad balnearia, la candidata más votada en las PASO de agosto fue Fernanda Raverta ( Frente de Todos) con el 27% de los sufragios. Pero la interna de Juntos por el Cambio logró alcanzar el 34%, por lo que si el postulante vencedor, Guillermo Montenegro, no pierde votos partidarios, se convertiría en el próximo intendente.

Además, en los distritos del Gran Buenos Aires donde Cambiemos es oficialismo, como Lanús, Luján, Morón y Quilmes; la pelea también es voto a voto. No así en San Miguel, San Isidro y Vicente López, donde se espera que gane el macrismo.

Por último, donde parece anticiparte un final más cerrado es en Bahía Blanca. En las primarias de agosto, el actual intendente Héctor Gay ( Juntos por el Cambio) aventajó a su principal competidor, el senador provincial por el Frente de Todos Federico Susbielles, por 44% a 41%, con una diferencia total de solo 4493 votos.