Los gremios docentes porteños rechazaron la primera propuesta salarial del Gobierno de la Ciudad, que ofreció un aumento del 12%, en tres cuotas y sin cláusula gatillo. El porcentaje replica lo acordado con el gremio municipal, pero está por debajo de lo ofrecido por la provincia, lo que hace prever que habrá una oferta superadora.

A sólo nueve días del comienzo de las clases, los representantes de los 17 sindicatos docentes rechazaron la iniciativa y las negociaciones pasaron a un cuarto intermedio.

La administración de Horacio Rodríguez Larreta ofreció un aumento del 6% en marzo, otro 3% en agosto y el resto en octubre, con lo que el sueldo inicial para jornada completa llegaría en este último mes a 31.848 pesos.

"Te dan el 12% cuando todo subió hacia el 24%, entonces te bajan el salario en un 12%", advirtió Eduardo López, secretario general de UTE.

Consideró que "la jurisdicción más rica del país" presentó una propuesta menor que el resto de las provincias y remarcó que "todo subió más que el 12 por ciento", como ocurrió con el ajuste en servicios públicos.

"El gobierno quiere imponer un tope salarial para docentes y para el resto de los trabajadores, consagrando una nueva rebaja salarial y nos empuja a un conflicto. Queremos un blanqueo de las sumas en negro y un aumento real de 30 por ciento para toda la escala", reclamó la secretaria adjunta del sindicato Ademys, Amanda Martín.

Agregó que "la propuesta está por debajo de las previsiones inflacionarios del propio gobierno".

En la jornada anterior, la ministra de educación porteña, Soledad Acuña, se había mostrado optimista en cuanto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo, durante una recorrida por la Escuela Comercial 22 de Boedo.

Allí, sostuvo: "Tenemos un muy buen diálogo con los trabajadores de la educación. Acordamos que en febrero íbamos a sentarnos. Estamos reuniéndonos para llegar a un acuerdo".

La especulación previa de los gremios era acerca de una oferta de 15%, pero el piso fue tres puntos menor.

En la Ciudad, el año pasado se acordó un aumento de 21,5% con cláusula gatillo contemplada para el período febrero 2017-enero 2018.

Uno de los pedidos de los gremios es que se liquide automáticamente la diferencia con la inflación, que fue de 25,7% y aún no se otorgó.

El universo sindical porteño se presenta más atomizado: son 17 sindicatos de la educación, cada uno con su voto en la mesa de negociación.

En la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de apuntar a los 190 días de clases, el ciclo lectivo para los niveles inicial y primario empezará el jueves 1º de marzo y el Gobierno de la Ciudad pretende seguir con las negociaciones mientras los chicos están en clases. Los secundarios, en tanto, ya comenzaron su actividad en función de los exámenes de febrero.