El Gobierno de Alberto Fernández comenzóa a habilitar el desembarco de los embajadores designados en sus destinos diplomáticos, en una señal de la necesidad de coordindar acciones políticas y estrechar lazos económicos durante esta crisis por el coronavirus y preparando la post pandemia.

El miércoles, el embajador argentino Domingo Peppo se reunió con el presidente de la República del Paraguay Mario Abdo Benítez, a quien presentó sus Cartas Credenciales para iniciar formalmente sus funciones en la Embajada.  

En encuentro, que se concretó en el Palacio de los López, se habló de proyectos futuros entre los países, con el objetivo de fortalecer el Mercosur, entre ellos, temas fluviales y energéticos como el funcionamiento y desarrollo de la hidrovía Paraná - Paraguay, y la represa Yacyretá. Además analizaron la vinculación de pueblos limítrofes, puentes y puertos que sirven al desarrollo de ambas economías.

"El objetivo es trabajar en la intensificación del comercio y el impulso que debemos dar como Mercosur para fortalecer las economías de los cuatro países que lo integramos", dio Peppo.

La semana pasada en tanto, ya había viajado Mariano Kestelboim, economista y columnista de BAE Negocios, a Montevideo, para iniciar su gestión como embajador argentino ante el Mercosur y la ALADI, con el objetivo también de dinamizar