En los próximos días la Cámara de Diputados bonaerense se convertirá en el escenario de una nueva batalla política entre el oficialismo y la oposición peronista, en este caso, por una caja de alrededor de 1300 millones de pesos anuales que afecta a los municipios en favor de las empresas eléctricas.

La iniciativa impulsada por la gobernadora María Eugenia Vidal y que ya cuenta con media sanción del Senado, apunta a eliminar el impuesto en concepto de tasa municipal que los municipios cobran a través de las boletas del servicio eléctrico.

Ante tal escenario, un puñado de intendentes y legisladores de diversas líneas del peronismo realizaron un cónclave en la sede del PJ de La Plata para unificar una postura para frenar la iniciativa que busca reducir la tasa que los municipios le cobran a las energéticas en concepto de seguridad e higiene y por utilización del espacio aéreo, entre otras cuestiones, llevándola del 6 por ciento al 0,01.

Participaron de dicha reunión los intendentes Germán Lago (Alberti), Marcelo Santillán (Gonzalez Chaves), Alfredo Fisher (Laprida), Julio Marini (Benito Juárez), Gustavo Cocconi (Tapalqué), Mario Secco (Ensenada) y Juan Manuel Álvarez (General Paz), y los los diputados provinciales Walter Abarca, César Valicenti y Mariano Pinedo.

"Esto nos afecta enormemente porque de esta manera se nos está restringiendo una capacidad fiscal que tenemos frente a uno de los grandes jugadores que tienen los municipios con rentabilidad garantizada como lo son las empresas energéticas, las cuales utilizan la estructura que impacta en el espacio público como los cables aéreos, los postes y por seguridad e higiene", dijo a BAE Negocios, el intendente Francisco "Paco" Durañona.

El jefe comunal consideró la medida como "absolutamente inconstitucional porque la provincia no tiene facultades para determinar cuáles son los actores de la economía a quienes los municipios pueden o no aplicar tributos" y advirtió que "si lo que se busca es bajarle el peso del tarifazo a las familias bonaerenses, entonces que se elimine la parte del articulo que dice que esos impuestos y tasas tienen que ser pagados por el usuario para que lo paguen directamente las empresas y dejemos de beneficiar a tres tipos que se quedaron con el monopolio eléctrico en el país".

Por su parte, el diputado bonaerense Mariano Pinedo explicó que entre las estrategias que se barajaron en La Plata figura la de "frenar el proyecto que viene con media sanción del Senado para que quede como está, es decir que siga existiendo ese 6 por ciento en favor de los municipios". El legislador agregó que otra alternativa sería "derogar el articulo directamente, en cuyo caso ese 6 por ciento el municipio no lo cobre por ahí pero lo pueda cobrar por tasa. La ventaja de esto es que si lo cobra por tasa, las eléctricas no lo podrán trasladar a los usuarios", y finalmente agregó que "la alternativa tres es aceptar que Vidal fije la cifra en el 0,01, pero que les permita a los municipios cobrar una tasa adicional y que ese 0,01 por ciento vaya a cuenta".