Disconforme con los cambios aplicados en la Ley Impositiva de la provincia de Buenos Aires, que dejó al sector agropecuario con "un gusto amargo" pese a la rebaja de los impuestos propuestos en el proyecto original del gobernador Axel Kicillof, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) Matías de Velazco, advirtió que el campo se prepara para un cese de comercialización en granos y carnes como medida de protesta.

Ante una consulta de BAE Negocios sobre los cambios impulsados por el Senado que finalmente quedaron en la Ley aprobada, el directivo rural destacó que “lo vemos con sabor a poco, nos dejó un gusto amargo y para el campo no cambió nada”.

Como se recordará, el apartado agropecuario del paquete impositivo presentado por el oficialismo bonaerense establece aumentos segmentados en el Inmobiliario Rural. En el caso de los pequeños productores, será del 15% y para los medianos la suba oscilará entre un 35 y 55%, incrementos que se ubican, solo en el último porcentaje, al mismo nivel de inflación de 2019.

Una de las mayores discusiones se originó en torno al aumento para superficies mayores a 2.000 hectáreas y valuación fiscal superior a los $3 millones, para las que se aplicará un 75%. Mientras desde el sector productivo reclamaron de manera airada contra este porcentaje, desde la Gobernación aclararon que solo alcanza a unos 200 productores.

De Velazco también se mostró crítico con los legisladores de Buenos Aires de Juntos por el Cambio, al entender que podrían haber negociado alguna rebaja para los productores. Así, manifestó que este bloque de diputados y senadores tuvo “un desempeño pobre”, sobre todo por  el porcentaje de legisladores con los que cuentan en ambas cámaras.

Los ruralistas decidirán los pasos a seguir el próximo sábado de 18 de enero, en el marco de una asamblea que llevarán a cabo en las instalaciones de la Sociedad Rural de Pergamino. A tono con las protestas que han realizado en los últimos días, De Velazco subrayó que “creo que el campo va hacia una medida de fuerza”, que en este caso se articularía a través de un cese de comercialización en granos y carnes.