Los shoppings de la ciudad de Buenos Aires continuarán abiertos pero con restricciones, ya que los cines estarán cerrados y los patios de comida sólo podrán funcionar para expendio pero sin permanencia de comensales, anunció el jefe de Gabinete del Gobierno porteño, Felipe Miguel.

El funcionario detalló que "la cantidad de gente que circule (por shoppings) debe estar pensado en una persona cada 16 metros cuadrados, y así garantizar la distancia entre personas". Asimismo, reiteró que "van estar cerrados boliches, clubes, casinos, salas de juego, teatros, cines, centros culturales, salones para congresos y fiestas, sean públicos o privados".

"Todo esto es con el objetivo de cuidarnos entre todos", agregó el jefe de Gabinete porteño, quien señaló que este trabajo en conjunto con Nación y provincia "para estar un paso adelante del virus". La Ciudad había anunciado el martes la regulación sobre el funcionamiento de bares y restaurantes, con limitación de cantidad de personas para permanecer abiertos.