El objetivo de Alberto Fernández será avanzar en otros objetivos paralelos a la pandemia. En el comienzo de la semana, con nueva etapa de la cuarentena hasta el 16 de agosto, el Gobierno apuesta a poner en marcha los principales temas que ocupan la agenda oficial.

En medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, la Casa Rosada pasará el primer desafío con el tratamiento de la reforma judicial en el Senado, que fue presentada la semana pasada con muchas críticas de la oposición.

El proyecto de reorganización de la Justicia Federal con asiento en la Ciudad de Buenos Aires y en las provincias comenzará a analizarse mañana en el plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Asuntos Constitucionales. Está prevista la  exposición de la ministra de Justicia, Marcela Losardo, una de las redactoras de la iniciativa impulsada por el Ejecutivo.

El Frente de Todos cuenta con mayoría en la cámara Alta con lo que el proyecto sería aprobado sin dificultades, pero podrían introducirse algunas modificaciones ante el cuestionamiento de Juntos por el Cambio y que llegue a Diputados con mayor consenso.

La tensión entre el oficialismo y la oposición volvió a tensarse con la reforma judicial. El eje del debate pasa sobre todo por la ampliación de la Corte Suprema y con los integrantes del consejo asesor que discutirá las futuras reformas judiciales.  “Nos oponemos al aumento de miembros de la Corte Suprema”, cuestionó Cambiemos en un comunicado antes de presentarse el proyecto de ley.

La semana también comienza con un panorama incierto con respecto a la negociación con los bonistas privados que vence mañana. Tres grupos de acreedores rechazaron la oferta argentina y bloquearon la posibilidad de un canje de deuda. El Gobierno avisó que “es la última oferta” que puede hacer el país. Una de las posibilidades es que se extienda el plazo fijado para hacer un acuerdo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo ayer que “hay una decisión tomada” si no hay acuerdo con los bonistas privados y la idea es “avanzar en una negociación de un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional”.

En paralelo, el Gobierno seguirá con el plan de reactivar el mercado interno con la puesta en marcha de las economías regionales. Mañana finalizará la ronda de diálogo con gobernadores para analizar políticas de desarrollo y creación de empleo que encabezan Guzmán y los ministros del Interior, Wado de Pedro, y de Producción, Matías Kulfas.

El Presidente pidió esta serie de reuniones entre los ministros y los mandatarios de las 24 provincias como un canal de diálogo para la implementación de políticas de estímulo al desarrollo territorial con equilibrio fiscal en las diferentes jurisdicciones. 

Cómo parte del paquete de medidas para reactivar la economía, Alberto Fernádez lanzará mañana una nueva etapa del plan Procrear que apuntará a la construcción de 14.000 viviendas hasta 2021, además de créditos para la refacción y ampliación de hogares.

El anuncio quedará en manos del Presidente. Mañana al  mediodía encabezará la presentación en un acto en la Quinta de Olivos.