Los trabajadores del Congreso de la Nación completaron su negociación salarial del año 2020 el cual definido en 3 tramos se cifró en el 25%. El detalle del convenio hace al 7% de incremento otorgado a esos trabajadores del sector público en noviembre pasado, un 8% retroactivo al 1 de febrero y un 10% más desde abril.

La mejora será percibida por el personal de planta permanente y temporaria del Congreso de la Nación y también para quienes accederon al sistema de retiro anticipado para su jubilación.

Así lo informaron desde la Asociación de Personal Legislativo (APL) cuyo secretario general es Norberto Di Próspero, UPCN Congreso (Martín Roig), ATE Congreso (Claudio Britos) y la Asociación del Personal Superior del Congreso (José Rodríguez) en forma conjunta.

El primer porcentaje otorgado de aumento salarial, recordaron se hizo efectivo en el marco de la emergencia pública en materia sanitaria. “A esta mejora salarial dispuesta en tres tramos, que se corresponden y cierran la Paritaria 2020, se le suma el incremento del mes de octubre de 10 módulos por capacitación en cada categoría”, acotaron.

Las organizaciones sindicales también consignaron en un comunicado conjunto que comenzaron las gestiones para la recomposición de los haberes del corriente año “una muestra más de la vitalidad y trascendencia de la institución paritaria, único espacio legítimoy reconocido para la discusión salarial y debates de una agenda de recuperación y ampliación de derechos laborales”.

En cuanto al escenario paritario los 4 sindicatos hicieron también referencia a la “complejidad coyuntural” que marca desde marzo 2020 la crisis Covid como también señalar en el rango de obstáculos “las especulaciones y las divergencias con cierto sector de político del ámbito legislativo”.

Los sindicatos dijeron que se ponderó “la decisión de defender las fuentes laborales como una determinación indeclinable y como resultado de una gestión basada en discusiones sensatas entre las autoridades de la Cámara y las entidades sindicales”.

En esa línea suscribieron que el primer año de pandemia se pudo atravesar con estabilidad laboral y la ampliación de derechos a través de la incorporación de nuevas licencias “que dan cuenta de las herramientas sindicales con perspectiva de equidad y de género con reconocimiento al cuidado como un derecho humano, en sintonía con la responsabilidad social de sostener un congreso abierto y en funcionamiento; valorizando como siempre el trabajo como base para la justicia social”.