La anunciada salida de la ministra de Justicia, Marcela Losardo, se concretó finalmente ayer. Según confirmaron desde el Gobierno, la abogada aceptó el ofrecimiento del presidente Alberto Fernández para asumir como embajadora ante la Unesco.

De este modo, Losardo ocupará el cargo que quedó vacante tras la muerte de Fernando "Pino" Solanas, por coronavirus, en noviembre del año pasado. La salida de su histórica socia en la actividad profesional como abogado, había sido anticipada por Fernández el lunes, cuando los rumores crecían ante el silencio oficial. Sin embargo anoche se mantenía la incógnita sobre quién ocupará el cargo.

Los diputados nacionales del Frente de Todos Martín Soria y Ramiro Gutiérrez se convirtieron en los dos dirigentes más mencionados como posibles reemplazos de Losardo.

En ese contexto, el nombre de Soria suena con fuerza desde hace varios días y se suma el de Gutiérrez: ambos integran las comisiones de Justicia y de Legislación Penal de la Cámara de Diputados pero exhiben perfiles distintos.

En su ingreso a la Cámara de Diputados Soria estrechó sus vínculos con el kirchnerismo. Por su parte, Gutiérrez es un referente del área jurídica del Frente Renovador que lidera el actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Gutiérrez fue vicepresidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires e integrante del Consejo de la Magistratura bonaerense, desde donde saltó al Congreso de la Nación, siempre en las filas del massismo.

En la entrevista que brindó el pasado lunes, el Presidente dijo que conoce tanto a Soria como a Gutiérrez, pero evitó confirmar si uno de ellos reemplazará a Losardo y remarcó que "hay que ver cómo resolverlo".

El Presidente cuestionó que se haya dicho que el posible ingreso sería una conquista para el kirchnerismo duro dentro del Gobierno y subrayó: "Hasta donde yo recuerdo, Soria estaba enfrentado a los Kirchner, fue contra (Martín) Doñate en Río Negro. No se cómo funciona, pero lo que buscan es que Cristina y yo nos peleemos".