El embajador argentino en Quito, Luis Juez, reiteró ayersu pedido de disculpas a Ecuador por su frase del domingo último, en la que contó que se iba a cambiar la camisa “porque van a decir soy un mugriento y adquirí hábitos ecuatorianos”, aunque subrayó que esos dichos fueron “descontextualizados”.

Se trata de la frase que generó la réplica de la Cancillería de Ecuador, que consideró “inaceptable que un representante del más alto nivel de un Estado se refiera de manera ofensiva a los ciudadanos del país que le ha recibido”.

“Me he visto obligado a tener que aclarar, a mandar una carta a la Cancillería ecuatoriana, a pedir públicas disculpas, porque la sola sospecha de que alguien crea que tuve una frase desafortunada intentando agraviar, me pone en una situación tremendamente incómoda”, señaló Juez.

Según el diplomático, “una de las costumbres más conocidas es la del pueblo Otavalo. Ellos se visten a la mañana del sábado y están todo el fin de semana con la misma ropa. Me refería a eso, para no estar todo el día con el mismo atuendo pase por casa a cambiarme”, explicó.

Juez afirmó, además, que su deseo es regresar al país, aunque la decisión es del presidente Mauricio Macri.