La alianza Cambiemos se consolidó como fuerza política en las elecciones legislativas de ayer. El mayor triunfo para el ofi cialismo fue haberle ganado a Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires, donde los candidatos a senadores Esteban Bullrich y Gladys González se impusieron por sobre Unidad Ciudadana con más del 41 por ciento de los votos en el territorio más populoso del país.

Tras el festejo porteño y el bonaerense, Macri esperó la salida de Cristina para hablar

Cambiemos también se impuso en La Rioja, Salta, Ciudad de Buenos Aires, Santa Cruz, Corrientes, Mendoza, Santa Fe, Córdoba, Jujuy, Chaco, Entre Ríos, y Neuquén.

Como es costumbre cuando los números acompañan, los festejos en Costa Salguero se fueron dando en forma escalonada. Primero se celebró el rotundo triunfo en la Ciudad. Luego, fue el turno de la provincia, una vez que los números no tuvieran marcha atrás posible.

Y pasadas las 23, después de que Cristina Fernández reconociera la derrota, el presidente Mauricio Macri, apareció triunfante en el escenario central del predio palermitano, donde la música a todo volumen y el baile no pararon. En ese clima, aseguro que ganó “la certeza de que podemos cambiar la historia para siempre”.

Ante los simpatizantes que llegaron hasta el lugar, Macri señalo que “no hay genios ni salvadores mesiánicos”, sino hombres y mujeres decididos a “hacer las cosas bien”.

En línea con su discurso de campaña, el presidente afirmó que su gobierno está “iluminando y enfrentando a las mafias del narcotráfi co y la corrupción” porque “si convivimos con ellos no hay futuro para los argentinos”.

“Hoy ganó el diálogo”, dijo y ratificó que “la etapa más difícil ya pasó y el año que viene vamos a crecer aún más”. Acto seguido, llamo a todos los candidatos y principales funcionarios que se sumaron al festejo que no difi rió a los anteriores a pesar de que se especulaba con que tras conocida la muerte de Santiago Maldonado, sería más sobrio.

Antes, cuando la tendencia resultaba irreversible, los candidatos a diputados y senadores, con la gobernadora de bonaerense, María Eugenia Vidal a la cabeza, hicieron su aparición pública en el escenario central para celebrar el triunfo obtenido en la provincia de Buenos Aires.

“Esta es una noche para unir y no para seguirnos dividiendo. Esta noche seguimos haciendo historia en la provincia de Buenos Aires. Hoy, como en 2015, millones nos abrazamos en las urnas para cambiar”, dijo ante una audiencia que cantaba “no vuelven más”, en alusión al kirchnerismo.

“Creemos en el trabajo de cada día, en la paz, en dejar atrás la soledad y la resignación de la provincia para siempre. Esta elección no la ganó ni el Presidente, ni la gobernadora, ni los candidatos; esta elección la ganaron los bonaerenses, porque fueron los bonaerenses los que defi nieron apoyar el cambio”, dijo Vidal, la principal protagonista de la campaña, y también del escenario de los festejos.

También se preocupó por reivindicar la figura de Elisa Carrió y le dedicó un párrafo al electorado que no los acompañó: “A los que no nos votaron, los vamos a escuchar. Vamos a trabajar para mejorar”.

‘Somos la generación que va a cambiar en serio y para siempre esta provincia”, dijo hacia el final de su discurso.

Si bien no contará con mayoría propia en ninguna de las dos cámaras, el oficialismo será la primera minoría en Diputados y le disputará ese lugar al justicialismo en el Senado.