El presidente Mauricio Macri consideró que "las retenciones son un mal impuesto que tiene que desaparecer" y defendió el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. En ese sentido, planteó que la Argentina va a "pasar de ser el granero del mundo a ser el supermercado del mundo".

"Soy un convencido de que las retenciones a la exportación son un mal impuesto que tiene que desaparecer, porque cuanto más exporta un país, más trabajo ofrece a su gente", aseguró Macri en referencia a la baja de derechos de exportación para algunos productos de economías regionales.

El Presidente respaldó así la medida anunciada la semana pasada, por la cual 207 productos de economías regionales pasaron de pagar 4 pesos por dólar exportado a 3 pesos, en función de "potenciar el desarrollo" de la actividad. Sin embargo, los trabajadores del sector frutícola siguen excluidos del mínimo no imponible sobre el que se calcula el pago de aportes patronales, por lo cual le reclaman al Gobierno desde hace tiempo por los perjuicios que les genera.

En una columna de opinión escrita para el diario LM Neuquén bajo el título "Un alivio para los productores de las economías regionales", Macri defendió el acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea: "Estamos ante una oportunidad histórica de transformarnos para que más argentinos puedan crecer; para pasar de ser el granero del mundo a ser el supermercado del mundo, abriendo fábricas, mejorando la producción, agregando valor a cada una de las cosas que hacemos".

"Cuando un producto argentino llega a una góndola del otro lado del mundo, llega un pedacito nuestro, de todo lo que somos capaces", señaló, y agregó: "Ya pusimos las bases, ordenamos esta casa que es nuestro país. A partir de ahora llega el tiempo de empezar a cosechar todos estos frutos que fuimos sembrando juntos".