El Presidente Mauricio Macri advirtió hoy que su gobierno seguirá tomando deuda pública para financiar el déficit fiscal de la economía, que pretende bajar a menos de 3,2% del Producto Bruto Interno (PBI) este año, y poder también reducir la inflación.

“Mientras la Argentina tenga déficit fiscal, va a seguir teniendo que tomar deuda. Tenemos un compromiso central que es reducir la pobreza. Y el primer camino para reducir la pobreza es bajar la inflación. Si uno no va a financiar el déficit con inflación, lo tiene que financiar con deuda”, subrayó.

En la primera conferencia de prensa tras el triunfo de Cambiemos en las elecciones legislativas, Macri aclaró, no obstante, que ese mecanismo de endeudamiento “no es algo que podamos seguir haciendo eternamente”, por lo que reiteró la necesidad de bajar en forma gradual el déficit fiscal.

Al 31 de agosto, la deuda pública ascendía a 302.700 millones de dólares, según datos oficiales.“Parte de lo que vamos a hacer de acá a fin de año es aprobar en el Congreso de la Nación un Presupuesto que comprometa una reducción del déficit que el año que viene debería ser menor al 3,2 por ciento (del PBI). Esperamos lograr entre todos, discutiendo en el Congreso y con el apoyo de los gobernadores, ese compromiso”, aseveró.

El jefe de Estado insistió que “tenemos que tener un país normal, con una inflación de un dígito” y advirtió que “los argentinos no pueden pagar más impuestos, tenemos que ir hacia una lenta reducción de los impuestos”.

“Argentina no puede seguir endeudándose a esta velocidad eternamente”, reiteró Macri, quien no obstante destacó que el país tomó deuda porque “el mundo cree en nosotros y piensa que Argentina tiene mucho para aportar a este mundo que vive cambios acelerados”.

Y concluyó: “Cada uno tiene que hacer los deberes para, lentamente, encausar el gasto público para que Argentina pueda bancarse con nuestros impuestos”.