Mauricio Macri se reunió esta tarde con el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, tras viajar al país vecino como presidente de la Fundación FIFA a encontrarse con el ex mandatario paraguayo Horacio Cartes.

La reunión con Abdo Benítez no estaba prevista en la agenda de Macri y se trató de "una visita de cortesía", informó el medio local ABC Color

El ministro de Asuntos Internacionales paraguayo, Federico González dijo que luego de arribar, Macri llamó a Abdo Benítez para "preguntar si podía pasar", a lo cual el jefe de Estado aceptó porque "son amigos desde hace mucho tiempo", consignó ABC.

Según agregó el ministro,  la visita del ex presidente argentino está autorizada en los marcos del protocolo aprobado hace solo cuatro días que permite ingresar al país limítrofe a mandatarios o ex mandatarios que así lo pidan, ya sea para tratar temas oficiales o privados.

La reunión con Abdo se concretó en la residencia presidencial de Mburuvicha Róga, en Asunción.

Previamente, Macri había sido recibido en el aeropuerto de Luque por Cartes sin seguir las recomendaciones sanitarias de la OMS, ya que el ex presidente paraguayo no llevaba puesto barbijo y ambos se fundieron en un abrazo tras darse las manos.

Según la directora general de Migraciones de la nación limítrofe, María de los Ángeles Arriola, "tuvo que presentar un testeo negativo de coronavirus y fue revisado nuevamente por las autoridades sanitarias cuando ingresó al país. Una vez que termine con sus actividades, debe regresar a su país”, informó en diálogo con radio La Red.

Sin embargo, la visita fue cuestionada en términos sanitarios incluso por funcionarios del propio gobierno de Abdo Benítez. "Desde el punto de vista de salud lo que pasó, las reuniones (que mantuvo Macri con Cartes y Abdo), es muy cuestionable", afirmó el Viceministro de Atención Integral a la Salud del Ministerio de Salud de Paraguay, Juan Portillo.

El canciller argentino, Felipe Solá, advirtió que, cuando regrese a la Argentina, Macri deberá "cumplir con todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias", en relación al cumplimiento de la cuarentena.
 
Además, despegó a la Cancillería del viaje. "Quiero aclarar que no son competencia de la Cancillería las salidas de ciudadanos al exterior. Las limitaciones para salir del país son competencia del Poder Judicial. La Dirección Nacional de Migraciones, en el marco de sus incumbencias, efectiviza cuando corresponde la restricción impuesta judicialmente", afirmó Solá.
 
 
Macri continuó así una semana con alto perfil, tras haber dado su primera entrevista luego de dejar el poder la semana pasada y de reivindicar las protestas realizadas en el Obelisco el pasado 9 de julio.

Polémica por la camioneta que usó Macri

La polémica por la visita de Macri a Paraguay no terminó ahí. Según consignó el sitio El Destape, el ex presidente argentino utilizó una camioneta perteneciente al Estado nacional para trasladarse hasta el aeropuerto de San Fernando antes de partir al país vecino. 

Se trata de una Toyota SW4 blindada que Macri usaba cuando era jefe de Estado, pero que pertenece a la Policía Federal y debería haber devuelto una vez que dejó su cargo. 

Incluso, esta fuerza de seguridad le pidió al rodado en varias ocasiones, afirmó el portal web, pese a lo cual Macri lo guardó en su quinta de Los Abrojos. Además, el vehículo posee multas por más de $100.000 por exceso de velocidad y circulación por lugares indebidos.