El presidente Mauricio Macri llamó hoy a "dar vuelta la elección" de las PASO en los comicios del próximo 27 de octubre y a "no volver al pasado" ante una multitud en la denominada "Marcha del millón" en el Obelisco porteño, que se replicó en ciudades del interior y del exterior.

"Juntos tenemos futuro y vamos a dar vuelta la elección", afirmó Macri acompañado en el escenario por su esposa, Juliana Awada, y el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto.

El mandatario, quien busca su reelección, sostuvo que "el domingo 27 es la elección real", y manifestó que "no es cualquier elección, porque define nuestro presente y futuro en muchos años". En ese sentido, pidió "salir a convencer a los que todavía están dudando", y "decirles a los que están enojados o que estén dudando que los necesitamos, no yo como persona, sino todos los argentinos", porque "se define la Argentina en la que queremos vivir".

El acto en el Obelisco representó la edición más importante de la marcha del "Sí, se puede", con la que el oficialismo guió su campaña para las los comicios generales a través de la realización de 30 movilizaciones proselitistas en 30 ciudades. La misma había comenzado el 28 de septiembre en Barrancas de Belgrano ( Ciudad de Buenos Aires), y culminará con el cierre de campaña del próximo jueves 24 de octubre en Córdoba.

"Tiene que ser la elección de mayor asistencia desde 1983, por eso, todos a votar!", expresó Macri hoy en el acto, en el cual también estuvieron presentes la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Macri, quien pidió enfáticamente "fiscalizar" los comicios, destacó ante manifestantes que ocuparon varias cuadras de la avenida 9 de Julio: "demostramos que podemos tener políticas asistenciales sin clientelismo", y que "se puede gobernar mostrando el futuro que podemos construir".

"Se viene una etapa de crecimiento, de mejor trabajo y de alivio para los argentinos", prometió desde el escenario montado en la avenida 9 de Julio y Lavalle.

La intención de Juntos por el Cambio fue replicar de alguna manera la marcha del sábado 24 de agosto, cuando el Presidente había salido a saludar imprevistamente al balcón de la Casa Rosada a quienes se habían movilizado en su apoyo luego de su derrota en las PASO. Aunque en esa ocasión se había tratado de una autoconvocatoria de ciudadanos adherentes al Gobierno y no de una organización oficial como hoy.

En el Obelisco, Macri afirmó asimismo que "somos una mayoría que muchas veces miramos en silencio, a veces hasta con miedo, creyendo que la política era algo que había que mirar de lejos, que mejor no meterse porque nunca iba a cambiar".

"Y sin darnos cuenta fuimos regalando espacios, dejando el país en manos de unos pocos que se creyeron dueños del Estado y de lo público, que fueron por todo y hasta por nuestra libertad", advirtió ante los manifestantes que cantaban consignas como "justicia" y "sí, se puede".

En ese sentido, destacó que "por suerte fuimos despertando, juntándonos, alzando la voz y diciendo basta", y dijo que "así se van formando las revoluciones, con pequeñas rebeliones de gente que se va juntando. Esta es la rebeldía de la gente en paz y no queremos violencia, pero no estamos dispuestos a dejarnos llevar por encima una y otra vez".

"Estamos acá para decir que no nos vamos a quedar callados viendo como nos roban el futuro. No nos vamos a quedar callados por más que pensemos distinto. Ya lo vivimos muchas veces, con deditos, con atril, con canchereadas, con soberbia", manifestó Macri en referencia a la performance del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, en el debate del domingo pasado.

Y expresó que "no aceptamos que quienes destruyeron el país ahora nos digan con el dedo en alto que ellos son los que saben".

"Vamos a seguir teniendo desafíos que enfrentar, pero no lo vamos a resolver volviendo a los mismos del pasado", agregó el mandatario, y pidió que "no caigamos en espejismos, en las mismas promesas vacías de aquellos que tantas veces nos defraudaron con las mismas frustraciones de siempre, con los abusos que no queremos más, los privilegios defendidos con mentiras y patotas, no caigamos otra vez".

El presidente, que fue el único orador en el acto donde la mayoría de los manifestantes concurrieron con banderas argentinas, saludó al comenzar su discurso a "los compañeros venezolanos que nos acompañan, que defienden los valores que en su país perdieron".

La marcha en el Obelisco se replicó en ciudades del interior del país como Tucumán, Mendoza, San Luis y Bahía Blanca, entre otros puntos, mientras que en el exterior se hizo en Madrid, París, Londres, Roma, Sidney, Toronto y Melbourne, Ciudad de México, Miami, Los Angeles, Montevideo y Río de Janeiro.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos