El presidente Mauricio Macri ratificó hoy su "apuesta" por el Mercosur, en su última gira como jefe del Estado, y le pidió a su sucesor en el cargo, Alberto Fernández, que "oficialice la labor" de Jeanine Áñez como mandataria "a cargo" de Bolivia.

En la última actividad internacional de su gestión, el presidente asistió en la ciudad brasileña de Bento Gonçalves, en el estado de Río Grande do Sul, a la 55° Cumbre de Jefes de Estados del Mercosur y Estados Asociados.

Allí, en su mensaje señaló que el  Mercosur "ha sido una de las grandes apuestas de mi gobierno y de los argentinos", y afirmó que "el 70 por ciento de los argentinos creemos que una inserción inteligente al mundo nos va a ayudar a desarrollarnos".

Por otra parte, resaltó su "convicción" de que "los problemas en democracia se resuelven con más democracia y más diálogo", al advertir que "en estos tiempos de convulsiones y tensiones de la región, no debemos dar por sentado aquello que tanto nos costó conseguir".

En pleno contexto de diversos focos de conflicto en Latinoamérica, Macri le pidió a Fernández, a quien le traspasará el mando el martes próximo, que "oficialice la labor" de Áñez como "presidenta a cargo" de Bolivia, al valorar la "respuesta y responsabilidad" de la legisladora del país vecino.

En el país vecino, Añez se proclamó presidenta el pasado 12 de noviembre, dos días después de que el mandatario Evo Morales renunciara ante un planteo de la conducción de las Fuerzas Armadas de ese país, en medio de violentas protestas sociales y de denuncias de fraude en las elecciones del 20 de octubre, que más tarde fueron anuladas.

Macri también destacó que el acuerdo de libre comercio alcanzado entre el Mercosur y la Unión Europea "va a impactar positivamente en la calidad de vida de nuestros pueblos".
También hizo referencia a la situación de Chile y ponderó el "diálogo entre las fuerzas políticas y los sectores representativos" de la sociedad.