El presidente Mauricio Macri, le ordenó ayer al jefe de gabinete Marcos Peña que le pidiera de inmediato la renuncia al ministro de Salud, Jorge Lemus, quien desde hace tiempo venía caminando sobre la cornisa.

Con anterioridad Lemus había ostentado similar cargo en el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires bajo la jefatura de Gobierno del propio Macri, y por entonces también fue desplazado de su cargo tras instrumentar un protocolo que apuntaba a que las mujeres víctimas de una violación pudieran abortar en los hospitales públicos porteños, lo que mereció inumerables criticas desde la oposición.

El ahora eyectado funcionario nacional sería el primero de una serie de recambios que estaría evaluando el mandatario nacional tras el triunfo de Cambiemos en las pasadas elecciones legislativas.

El reemplazante de Lemus será el viceministro de Salud, Adolfo Rubinstein, un médico que se ha desempeñado en el Hospital Italiano y quien posee experiencia académica en la universidad norteamericana de Harvard.

En enero de este año se produjo la renuncia en esa cartera del secretario de Promoción, Programas Sanitarios y Salud Comunitaria, Néstor Pérez Baliño y su reemplazante fue precisamente Rubinstein, quien quedará ahora al frente del ministerio, según se especulaba anoche.