El presidente Alberto Fernández contó que, apenas ganó las elecciones presidenciales en 2019, su antecesor, Mauricio Macri, lo llamó para recomendarle que deje de trabajar a las 18 o 19 cada día y que se tome descansos cada dos semanas porque la actividad como mandatario podía ser muy "agotadora".

"Macri me dijo a mi como una recomendación el día después de ganar las elecciones: me planteó que cada dos semanas me tomara unos días de descanso, que no trabajara más allá de las seis o siete de la tarde porque podía ser muy agotador. Así es Macri. Lo que vimos es algo genuino", contó Fernández en diálogo con Caballero de Día, el programa de Roberto Caballero en La 990.

"Macri es una persona que no asume los efectos de su conducta", consideró Fernández

Así se refirió a una confesión de Macri durante el programa de Mirtha Legrand, conducido por Juana Viale, en el que contó cómo cerraba su jornada laboral mientras era presidente: "Yo a las 7 u 8 de la noche me olvidaba, cerraba todo, ponía  Netflix y hasta el otro día a las 7 de la mañana trataba de reconstituirme desde los afectos y la familia", dijo el ex mandatario.

Fernández cuestionó que en una entrevista que dio recientemente Macri le recomendó cómo negociar con el Fondo Monetario Internacional: "Yo pensaba si ese hombre es consciente del daño que le hizo a la Argentina el día que tomó ese crédito. El FMI destinó 50 mil millones de dólares para ayudar al mundo, y 57 mil para salvarlo a Macri".

"Macri es una persona que no asume los efectos de su conducta. Son muy llamativas las cosas que dice", consideró.

Negociación con Pfizer

Sobre la llegada de vacunas Fernández destacó que "el abastecimiento poco a poco se va resolviendo". "Tienen que llegar vacunas de México, de AstraZeneca, además empieza la producción local de Sputnik V. Si las cosas salen como están previstas, vamos a tener más de 2 millones de dosis de Sputnik a partir de julio", vaticinó.

Por otra parte, se refirió a a las negociaciones con Pfizer, que según afirmó aún continúan, ante las versiones de que la empresa pidió como garantía bienes soberanos de Argentina, como sucedió en otros países. "Los pedidos eran singulares", sostuvo.

"La primera vacuna que autorizamos en la Argentina fue la de Pfizer. Lo hicimos porque estábamos convencidos que rápidamente íbamos a hacer un contrato y la vacuna iba a llegar. Pero el contrato de Pfizer planteaba cosas que un Presidente no puede comprometer. No puedo decir nada porque hubo un contrato de confidencialidad, pero los pedidos eran singulares. Hasta el día de hoy seguimos negociando con Pfizer".

Cómo sigue el manejo de la pandemia

Por otra parte, Fernández se refirió a la situación actual del país respecto a la pandemia y manifestó que esta semana los casos "razonablemente deberían empezar a bajar en consecuencia de las primeras medidas restrictivas", ya que los datos de casos diarios siempre reflejan contagios que sucedieron unas dos semanas atrás.

"Los efectos de esas medidas los vamos a empezar a ver mañana. Los efectos del confinamiento más estricto los deberíamos ver en dos semanas", indicó el primer mandatario, que pidió "seguir sosteniendo al máximo la menor circulación posible, que la gente circule lo menos posible por las calles".

"El riesgo perdura, no es verdad que con una o dos semanas de confinamiento se acaba el problema. Es algo más largo y complejo", aseveró.