El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, remarcó este lunes que "jamás" está de acuerdo con "las posiciones extremas" en política, destacó la necesidad de "terminar con la grieta" y explicó por qué no considera a Alberto Fernández ni a Mauricio Macri sus "amigos".

"Le tengo un afecto muy grande. Trabajo con él hace 15 años, le tengo mucho afecto, compañerismo", señaló Larreta acerca de su vínculo con ex presidente, aunque aclaró que considera "amigos" a "los del colegio" y al grupo con el que va "a la cancha y a comer asado".

En declaraciones al canal A24, Rodríguez Larreta señaló que entiende que hacer esa aclaración tiene "una connotación" política, pero subrayó: "Yo soy sincero. Hace tres años hubiera contestado lo mismo. Digo lo que siento".

Las expresiones sobre su relación con Macri surgieron a raíz de la pregunta inicial que le hicieron al mandatario porteño sobre el presidente Alberto Fernández, quien durante el acto oficial por el 9 de julio lo llamó "amigo".

"La palabra amigo es fuerte. Para mí, esos son los que conozco hace 40 años, que voy a la cancha o me junto a comer con la condición de no hablar de política. Le doy mucha importancia a la connotación de la palabra amigo ".

"Tengo mucha relación con Alberto Fernández y trabajamos mucho, más en este momento", indicó. "Tenemos que terminar con la grieta, ese es uno de los grandes desafíos de la Argentina", remarcó.

"Tener diálogo no significa que tengamos que pensar igual, sino que podamos sentarnos en una mesa e intercambiar opiniones", resaltó el mandatario porteño en declaraciones a Radio Rivadavia.

"Yo jamás estoy de acuerdo con las posiciones extremas. No creo que los extremos sean buenos para la Argentina, yo creo en el diálogo", expresó Rodríguez Larreta.

En cuanto a la pandemia, Rodríguez Larreta se refirió a la apertura que volvió a funcionar este fin de semana luego de casi tres semanas de aislamiento.

El buen clima del domingo y el marco de flexibilización llevó a mucha gente a salir a pasear por zonas de la Ciudad como Palermo, lo que generó imágenes de alarma. "Lo de ayer es un llamado de atención. Tenemos que controlarlo y mirarlo por varios días. Cuando se habilitaron las salidas a correr al segundo día ya estaba todo ordenado", subrayó el jefe de Gobierno.

Y afirmó que "el transporte público es un lugar de riesgo de contagio porque viaja mucha gente en un lugar cerrado. Tenemos que evitarlo. Sé que eso genera un problema y problemas van a seguir habiendo, pero estamos haciendo todo lo posible para avanzar y no volver para atrás".

"En las próximas dos semanas vamos a sumar 50 camas más de terapia intensiva. Es un tema que merece mucha preocupación, lo evaluamos todos los días", explicó.

Día del Amigo

También explicó que este lunes, a raíz de que es el Día del Amigo, la Ciudad decidió poner una mayor cantidad de oficiales a controlar el cumplimiento de las medidas de prevención y aislamiento.

"El único mecanismo de control posible es la responsabilidad individual y el cuidado de cada uno de los ciudadanos. Nosotros no podemos controlar todo. Apelamos a la responsabilidad individual", consideró.

"Todos los días evaluamos muchos datos. Uno de los que más miramos es la ocupación de camas. Vamos a ampliar la ocupación la semana que viene", agregó.