Envalentonado por la multitudinaria movilización del día anterior en el Obelisco, ayer, el presidente Mauricio Macri, que aspira a sumar electores y votos el próximo 27 de octubre para llegar al balotaje, profundizó su discurso confrontativo ante el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, en el segundo debate presidencial en la Facultad de Derecho de la UBA. Entre algunos titubeos y ráfagas de fluidez expresiva, en cada una de sus intervenciones para abordar los cuatro ejes temáticos propuestos, el mandatario se centró en pegar a su principal contrincante a la corrupción.

En contraste con lo que sucedió en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe, esta vez, el jefe de Estado se enfocó en diferenciarse todo el tiempo del postulante del Frente de Todos, dejando de lado a los otros cuatro candidatos que participaron del debate. "Así son ellos y no van a cambiar", fue la frase que Macri eligió en varias oportunidades para referirse al kirchnerismo. Además, vinculó directamente a Fernández a las causas de corrupción, la pobreza y el narcotráfico por el rol que ocupó durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández cuando era jefe de Gabinete; a la vez que evitó responder las críticas por la condonación de la millonaria deuda del Correo Argentino -propiedad de su familia- con el Estado y la ampliación del blanqueo a sus familiares y a los de otros funcionarios del oficialismo.

Aún cuando en la campaña electoral de 2015 prometió "Pobreza Cero" y en sus tres años y medio de gestión llevó ese índice al 35%, Macri buscó responsabilizar al PJ por la pobreza al sostener que los peronistas "gobernaron 24 de los últimos 30 años y la única idea genial que tuvieron fue ocultarla".

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos