El presidente Mauricio Macri planteó un duro diagnóstico acerca de la situación económica y social del país, remarcó que las dificultades se agravarán y pidió respaldo político y social a las medidas de ajuste que se aplicarán para reducir el déficit.

En un mensaje grabado de 25 minutos que se difundió poco antes de las 10, el jefe de Estado remarcó que las medidas “antipáticas” deben ser asumidas, como la reimplantación de derechos a la exportación a los sectores que más beneficios tuvieron con la devaluación. Pero admitió que habrá un costo social importante para lo cual activarán mayores medidas sociales.

Macri, quien se mostró con un tono severo y pausado, diagnosticó la situación en la que recibió su Gobierno dos años y medio atrás, con pocas reservas en el Banco Central “cepo y no había dólares para sostener la economía” pero que “la euforia que se generó con el cambio impidió que siguiéramos el camino que nos llevaba a Venezuela”.

Tenemos que equilibrar las cuentas del Estado. Faltan muchas decisiones para ese equilibrio”, señaló el presidente y remarcó que la situación crítica “se ha transformado en emergencia y le vamos a pedir a los exportadores que su aporte sea mayor”

“Sabemos que es un impuesto malísimo y va en contra de lo que queremos fomentar”, dijo, pero insistió en la necesidad de tomar medidas de fondo.

Macri anticipó que reducirá la cantidad de ministerios a menos de la mitad y que se cuidará “a los ciudadanos, a los que más necesitan” con el refuerzo de fondos sociales, que incluirán dos pagos extras hasta fin de año, planes alimentarios y créditos blandos via Anses.

“Sabemos que la pobreza va a aumentar y vamos a estar ahí para quienes más expuestos estén”, indicó Macri