El ex presidente Mauricio Macri volvió a recusar al juez federal subrogante de Dolores Martín Bava, que lo citó a declaración indagatoria para este miércoles en el marco de la causa en la que está imputado por supuesto espionaje ilegal a familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan. A diferencia de la semana pasada, cuando el referente de PRO fue a los Tribunales acompañado por otros dirigentes de su partido; esta vez, en plena campaña electoral, no hay ánimo para un nuevo acto, menos aún dentro del radicalismo.

La presentación fue realizada por su abogado defensor, Pablo Lanusse, por presunto temor de "parcialidad". El ex mandatario tiene la convicción que está siendo perseguido por el gobierno de Alberto Fernández, idea que no todos comparten en Juntos por el Cambio.  

Macri ya había recusado por "prejuzgamiento y temor fundado de parcialidad" al magistrado, al mismo tiempo que decidió no presentarse a declarar en dos oportunidades hasta que finalmente lo hizo el jueves último. Para ese día, el ex titular del Sistema Federal de Medios Hernán Lombardi organizó una manifestación de apoyo al ex presidente en Dolores. La concurrencia fue mucho menor a la esperada. De la coalición opositora, sólo asistieron la titular de PRO, Patricia Bullrich; el jefe de la bancada de diputados de ese espacio, Cristian Ritondo, junto a algunos legisladores; el intendente de Vicente López, Jorge Macri; y un grupo de ex funcionarios del gobierno de Cambiemos.

Los primeros en dejar a la vista su desacuerdo con el acto político que el propio Macri impulsó fueron los radicales. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, dijo que Juntos por el Cambio se parecía “al kirchnerismo con las marchas en apoyo a Macri” y aseguró que en PRO son varios los que no comparten este tipo de demostraciones públicas.

Para este miércoles, cuando Macri se presente en los Tribunales a declarar -luego de que el presidente Alberto Fernández lo relevó del "deber de confidencialidad" sobre temas de inteligencia nacional-, no habrá una movilización como la semana anterior. En principio, la mayoría de la dirigencia de Juntos por el Cambio estará dedicada a la campaña electoral, a la vez que en la UCR y la Coalición Cívica mantienen la misma postura sobre la inconveniencia de realizar actos de estas características.