Con alguna omisión, el presidente Mauricio Macri puntualizó algunos logros de su gobierno en materia de lucha contra el cambio climático durante la Cumbre del Clima de Naciones Unidas (COP25) celebrada hoy en el Centro de Exposiciones madrileño IFEMA, ubicado a siete kilómetros del Aeropuerto Barajas.

En la ceremonia de inauguración, presidida por su par español, Pedro Sánchez, Macri enfatizó: "Vine personalmente a contarles todo lo que hemos hecho en la Argentina durante estos años para luchar contra el cambio climático".

"Sabemos que el futuro depende de lo que hagamos en el presente, y es nuestra responsabilidad ponernos en acción", afirmó el Presidente durante la conferencia.

A pocos días de terminar su mandato, Macri explicó durante la Cumbre que quería estar presente para explicar lo que hizo su gobierno en los últimos cuatro años para luchar contra el cambio climático.

Luego, enumeró algunas medidas de su gestión, y recordó que uno de sus primeros compromisos tan pronto asumió en diciembre de 2015 fue firmar el Acuerdo de París, que poco después fue ratificado.

"Argentina fue el primer país en presentar una revisión de su contribución determinada a nivel nacional", en referencia a las acciones previstas para mitigar el cambio climático o adaptarse a sus consecuencias.

"Creamos un gabinete nacional de Cambio Climático del que participan gobierno locales, sectores privados, representantes de los trabajadores, la academia y la sociedad civil; y dimos un fuerte impulso a las áreas marinas protegidas", puntualizó.

Además agregó: "Duplicamos la superficie de parques naciones, y fomentamos la conservación de ecosistemas y redujimos las emisiones en el sector de transporte".

Macri ahondó en las políticas energéticas haciendo hincapié en la apuesta de su gestión por las energías renovables, sin mencionar en ningún sentido el desarrollo de Vaca Muerta, el proyecto de más controvertido en materia climática, por tratarse de una explotación que se basa en la utilización del fracking.

"En 2015, las energías renovables de nuestro país, excluyendo la hidroelectricidad de gran porte, aportaba menos del 1% de la creación de electricidad nacional, este año superamos el 8% y, en 2025 alcanzaremos el 20 %, y proyectamos que para 2040, la producción eléctrica de Argentina será libre de emisiones de gases de efecto invernadero", aseguró.

Detalló que su gobierno lanzó "proyectos renovables, que incluyen el desarrollo de energía limpia en casi todas las provincias argentinas", de los cuales, "97 están en construcción y 41 ya generan energía para más de 900.000 hogares en todo el país". En concreto, mencionó el parque Solar Caucharí, en la provincia de Jujuy, que según dijo, es "el más grande de Latinoamérica, con más de un millón de penales solares".

"Estas iniciativas se suman a la larga trayectoria de innovación en el sector agrícola y ganadero", enfatizó, quien además se mostró convencido de que estos han sido "grandes aportes" aunque admitió que "hace falta mucho más".

"Los esfuerzos de un solo país no son suficientes para combatir la emergencia climática. Todavía tenemos la oportunidad de cambiar, sigamos trabajando juntos y sin demoras por las generaciones venideras, que serán los que valoren lo que hicimos y lo que no hicimos", concluyó.

La COP25 es una cita trascendental para la lucha contra el cambio climático, ya que será la última reunión -y oportunidad- para llegar a compromisos para activar el Acuerdo de París, el primer pacto mundial vinculante de defensa del clima, que debe estar plenamente vigente en enero de 2020.

Se buscan garantías para poner el acuerdo en marcha, para alcanzar la meta de largo plazo de neutralizar las emisiones para 2050.

Sin embargo, el gran desafío que plantea la lucha contra el cambio climático es que los líderes de las grandes potencias como Estados Unidos, China y Rusia no están comprometidas a actuar, y que la mayoría de los países del G20, que representan las tres cuartas partes de las emisiones globales, no presentaron planes transformadores profundos como el reclamo del Secretario General de la ONU, António Guterres, de dejar los "combustibles fósiles bajo el suelo".