La Casa Rosada tiene en mente seguir con la dinámica de una visita a una provincia por semana. Desde el inicio de la gestión, Mauricio Macri recorrió casi todo el país, salvo dos distritos. Uno de los distritos que nunca pisó es Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner, cuñada de la ex presidenta, con quien tiene una relación tirante pese a que salió al rescate económico en varias oportunidades por la falta de fondos para pagar a los docentes y empleados estatales.

Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, los destinos más habituales en los primeros años de gestión de Macri

Desde el año pasado que se viene analizando la posibilidad de viajar a la provincia administrada por el kirchnerismo, pero por ahora no figura en la agenda más próxima. En ese mismo viaje estaría planificado incluir a Tierra del Fuego, provincia a la que tampoco visitó como Presidente; y a la Antártida. Desde hace varias meses que se espera en esas regiones que en algún momento el líder de Cambiemos llegue a pisar suelo opositor. "No por ahora", fue la respuesta que dieron en Balcarce 50.

Desde el inicio de la gestión, el Presidente intercala la agenda local con viajes al interior. El distrito preferido es Buenos Aires, donde gobierna la aliada María Eugenia Vidal, la referente de Cambiemos con mejor imagen. El año pasado, durante la campaña electoral, compartían hasta cuatro actos por semana. La prioridad de la Casa Rosada siempre será el distrito electoral más grande el país.

El mapa de lo que fue el recorrido de Macri por el resto del territorio marca una clara preferencia por el norte. Mañana estará en Formosa, región a la que sólo viajó una vez en 2016. Todavía no fueron definidas las actividades que compartiría con el ultra kirchnerista Gildo Insfrán.

Durante 2018, el Presidente estuvo en Entre Ríos, Córdoba, Jujuy y Catamarca, los distritos más elegidos por la Casa Rosada en dos años. Santa Fe figura en el podio de las favorecidas por la presencia presidencial. Macri la visitó en siete oportunidades en 2017 en el marco de la campaña legislativa, donde finalmente terminó derrotando al socialismo. En 2016 también había estado seis veces en esa provincia.

Macri eligió a otra región opositora como favorita: Córdoba. En el primer año de gestión, pasó por suelo cordobés en seis oportunidades y el año pasado cuatro. El gobernador peronista, Juan Schiaretti, es uno de los mandatarios con mejor relación con la Casa Rosada. A principios de febrero había inaugurado obras y recorrió emprendimientos privados.

Entre Ríos, Corrientes, y Tucumán se suman a la lista de favorecidas por la agenda presidencial. El jefe de Estado reiteró en varias oportunidades su presencia en estos distritos en los dos años de gobierno. El caso de San Luis, gobernada por el opositor Alberto Rodríguez Saá -el único que no firmó el Pacto Fiscal- también es llamativo. El primer año eligió no pisar el suelo del clan puntano, sin embargo, en el año electoral estuvo dos veces.

La región sur del país quedó entre las más ausentes. Sin embargo, el Presidente aprovechó el verano para recorrer las regiones de Mendoza, Chubut y Neuquén durante la estadía de vacaciones que se extendieron durante tres semanas. En la primera parte del año, tampoco figura como prioridad.