El presidente Mauricio Macri pospuso el "retiro espiritual" de fin de año con su Gabinete para febrero. La principal razón por la que cambió la fecha del encuentro en Chapadmalal, que estaba previsto para el jueves próximo, obedece a que sus principales asesores consideran que es necesario dar prioridad al debate parlamentario durante las extraordinarias.

Al igual que el año anterior, el mandatario se iba a reunir con sus ministros en la ciudad balnearia para hacer un balance de la gestión, evaluar el desempeño de cada uno de los funcionarios de su Gabinete y analizar los principales temas de la agenda parlamentaria para 2018. Sin embargo, el apuro por aprobar el paquete de reformas impulsadas por el oficialismo modificó el escenario.

Según fuentes de Balcarce 50, el encuentro de fin de año se suspendió para "priorizar las sesiones del Congreso", en especial para llevar adelante las negociaciones con algunos de los bloques de la oposición.

Tras una reunión en la Casa Rosada la cúpula de PRO consiguió el apoyo de Elisa Carrió, que se resistía a la reforma previsional. Sin embargo, aún falta que al menos un puñado de peronistas de la Cámara baja le aseguren que acompañarán el proyecto oficial.

Por adelantado, desde los principales bloques opositores de Diputados advirtieron que no aprobarán el texto del oficialismo.

Otro de los desafíos que el Gobierno tiene por delante en esta semana es lograr que la oposición vote la reforma laboral, que hasta ahora sólo cuenta con el apoyo del triunvirato de la CGT. Desde el Senado el titular del bloque del Frente para la Victoria- PJ, Miguel Ángel Pichetto, aseguró que no acompañará la iniciativa; en tanto que en la cámara Baja despierta el rechazo de casi todos los bloques opositores.