A 59 días de las elecciones, Mauricio Macri buscó llevar tranquilidad a los mercados en un mensaje dirigido a la oposición, en especial a Alberto Fernández, el rival más duro de enfrentar después de haber perdido por una diferencia irremontable de 15 puntos.

Pese a que el Gobierno apuntó a un discurso de diálogo y paz para evitar “otro día negro”, sigue preocupado por la contienda electoral a pocas horas de haber anunciado un paquete de medidas de reestructuración de la deuda. Nuevamente volvió a poner en el foco de los responsables de la crisis en terceros. En esta caso, Macri dirigió los misiles de la “incertidumbre política” a las PASO, un sistema al que consideró que “está mal diseñado” por lo que provocó “la crisis que estamos viviendo”.

El macrismo ya había culpado a “los votantes” por la estampida del dólar el día posterior a las internas del 11 de agosto. En la misma línea de instalar el miedo económico como libreto, Macri insistió que la incertidumbre “afecta al bolsillo de los argentinos”.

No hubo mención específica a ningún líder de la oposición, aunque se entendió que el mensaje estaba dirigido al candidato a presidente del Frente de Todos. “Nunca depende sólo de un Gobierno”, insistió en un acto en los talleres de los astilleros Tandanor.

Desde el resultado dramático de las PASO, la Casa Rosada sintió el “batacazo” con una inestabilidad política y económica que no logra revertir. La visita de la misión del FMI y las especulaciones de “un vacío de poder”, llevaron al oficialismo a articular nuevas medidas para "reducir el riesgo” económico, aunque se entiende que todas las medidas anunciadas tiene un tono electoralista ya que fueron tomadas después de perder las elecciones.

El cambio de actitud de Macri de decir que “se hace cargo de lo que está ocurriendo” más allá “de cualquier especulación personal” tiene que ver con la contienda electoral. No deja de lado al candidato.  Se pone el traje de Presidente y de candidato al mismo tiempo. Rivaliza con la oposición al hablar de la culpa de las PASO, una reforma diseñada por el kirchnerismo.  Lanzó promesas como que están “focalizados en reducir el impacto de la inflación” y que "llevará calma" a la población.

Las palabras presidenciales estuvieron dirigidas a los sectores opositores al reclamar "una necesidad de diálogo". Un diálogo necesario de enfrentar en el Congreso para la aprobación de los proyectos sobre la extensión de los vencimientos de deuda. Por eso pidió colaboración para la “institucionalidad democrática”, “sin generar miedo ni descontento en un clima de paz”.  “Parece difícil generar consensos. Cuanto más dialoguemos, más calma y serenidad vamos a llevar a los argentinos”, auguró el mandatario en un escenario político y económico que cada vez se le hace más difícil. 

Más notas de

Natalia Vaccarezza

La agenda del Gobierno, entre la pandemia y la economía

Alberto en Olivos

Coronavirus, recesión, desempleo y pymes, las principales preocupaciones del Gobierno

Alberto en Olivos

El Gobierno define la continuidad de la cuarentena

Cafiero, Larreta,De Pedro, Ibarra y Quiroz

Conflicto por el bono de $10000: Echaron a Vanoli de la Anses

La disputa por el pago del bono social detona la salida de Vanoli de la Anses

Extenderían la cuarentena hasta mayo

Extenderían la cuarentena hasta mayo

Diputados bajan sus sueldos un 40%

Los jefes de bloque

Mensajes de Alberto, entre el coronavirus y el 24 de marzo

El Presidente junto al gabinete

Alberto Fernández, el piloto de tormentas

Hoy en la Rosada

El Gobierno prepara nuevos anuncios

El Gobierno prepara nuevos anuncios

Cómo será el paquete de la Reforma Judicial

Asamblea Legislativa