El presidente Mauricio Macri laterrizó ayer a la tarde Moscú, primer destino de su gira europea de cinco días que tiene como objetivo de fortalecer el intercambio comercial y atraer nuevas inversiones. Macri llegó al aeropuerto internacional de Moscú, distante 35 kilómetros de la capital, acompañado de su esposa, Juliana Awada, y hoy comenzará su agenda temprano en el hotel Ritz Carlton, con un desayuno de trabajo que compartirá con representantes de importantes empresas rusas.

Del encuentro participarán directivos de firmas como Biocad (biotecnología), Gazprom (energía), Gazprombank (Banco), Phosagro (agroquímica), Rosatom (energía nuclear), Sinara (inversiones), Uralkali (fertilizantes), y Vnesheconombank (banco de desarrollo). También asistirán representantes de las compañías Lukoil (petrolera), Mail.Ru (internet), Russian Railways (ferroviaria), Vtb Bank Group (banco), Yandex (internet), Russian Copper Co. (cobre), Transmashholding (ferroviaria) y Softline (tecnología de la información).

Por la tarde, en el Kremlin, se concretará la reunión de Macri con el presidente Putin, que contará con la asistencia del canciller Jorge Faurie, entreo otros funcionarios.