El ex presidente Mauricio Macri admitió este lunes que en su larga relación con el fallecido Diego Armando Maradona "fueron muchos los conflictos" que tuvo con el astro futbolístico, con quien, dijo, mantuvo diferencias políticas, aunque reivindicó las "alegrías" deportivas que le dio a los argentinos.

"Estamos todos impactados" dijo Macri sobre la muerte de Maradona, el miércoles pasado, a los 60 años, y agregó que "todos suponíamos que este desenlace iba suceder por la vida agitada que llevo, pero cuando llegó fue un golpe muy grande para todos".

Hasta ahora, en lo referido al fallecimiento del astro, el ex mandatario se había limitado a publicar un escueto tuit: "Un día muy triste para todos los futboleros del mundo, especialmente los argentinos. Serán imborrables las enormes alegrías que Diego nos dio", dijo el mismo miércoles pasado.

Este lunes, al participar del XIII Foro Atlántico "Iberoamérica y el mundo: desafíos postpandemia", organizado por la Fundación Libertad, el actual titular de la Fundación FIFA, reconoció que su relación con Maradona "tuvo buenos y malos momentos" y remarcó que "las alegrías que nos dio son únicas".

"Todos reflexionamos alrededor de los que nos dio y de lo difícil que fue para él llevar la carga de ser Maradona. Es muy complejo tener tanta centralidad, tan joven, de un día para el otro", agregó el fundador del PRO.

"Los conflictos que tuve con él fueron muchos, sobre todo como presidente de Boca" dijo, agregó quien fue el máximo dirigente del club entre 1995 y 2008, aunque aclaró que se enojó porque siempre entendió lo difícil que significó para él "ser Maradona".

Para Macri, Maradona "transmitía algo muy rebelde, muy convocante dentro y fuera de la cancha", y describió: "Con el correr de los años fue derivando en posiciones que él tomó, incurriendo en política, y ahí no coincidimos".

El ex presidente sostuvo además que Maradona era "muy solidario" con sus compañeros y cuando defendía el trabajo de los jugadores de fútbol "era un hombre que creía en el esfuerzo personal, en la superación, en el reconocimiento".

Por último, se refirió a la "Mano de Dios", el histórico gol que Maradona anotó frente a Inglaterra en le mundial de México de 1986: "Lo miro, lo miro, y no veo la mano", comentó.

El último cruce en su turbulenta relación se había dado en octubre pasado. Macri, en su primera entrevista a un medio nacional luego de dejar el poder, afirmó que cuando era presidente de Boca tuvo que tomar la "difícil decisión" de desplazar a Maradona del club para darle a la institución cierta "racionalidad", en un argumento que utilizó para decir que el peronismo debía hacer lo mismo con Cristina Kirchner.

Un día después, Maradona le contestó en su cuenta de Instagram: "A mí no me echaste de ningún lado. Fui yo el que dejó el fútbol, para proteger la salud de mis viejos". "Vos sabés que tus decisiones le cagaron la vida a las próximas dos generaciones de argentinos. Hacete cargo, querido. Ya lo dijo tu padre", disparó el campeón mundial en 1986.