El presidente Mauricio Macri difundió este viernes un mensaje de repudio por los agravios en redes sociales que sufrieron los dueños de una pizzería que el mandatario había visitado, ya que pidió "aislar a las personas envilecidas que buscan el fracaso de los demás", lo que generó una inmediata reacción de dirigentes de la oposición.

Se trata de la pizzería Il Calzone della Nonna, que abrió hace dos semanas en Escobar, y que Macri visitó junto a su hija Antonia el pasado miércoles: el video de la visita fue difundido mediante redes sociales por el equipo de comunicación de Cambiemos y se convirtió en motivo de burlas y de agresiones hacia sus jóvenes dueños.

Abrieron en un momento que vamos a tener una recesión de unos meses”, les recordó el Presidente en un mensaje que al menos sonó con bastante pesimismo aunque poco improvisado, ya que a pesar de la sorpresa de los anfitriones cuando lo vieron entrar, acompañado por Antonia, las cámaras y las luces ya estaban encendidas en la cocina del negocio.

El video abrió una grieta con los comerciantes de barrio que, como ocurrió con las diferencias entre quienes planteaban la legalización del aborto y quienes se oponían, entre otros temas, recibieron una ola de agresiones a través de las redes sociales.

"El miércoles estuve en la pizzería de Verónica y Federico, en Escobar, una joven pareja que hace dos semanas abrió su propio negocio llena de sueños y esperanzas. Ellos mismos hicieron las refacciones, pintaron y decoraron ese local. Luego de publicar el video de mi visita en Facebook comenzaron a recibir agresiones en su página", cuestionó Macri mediante su cuenta en la red social Twitter.

Según dijo, los dueños del comercio recibieron "mensajes con lenguaje de odio deseándoles que les vaya mal, insultos, y textos humillantes dirigidos a esta pareja" que -destacó el Presidente- "sólo quiere trabajar y crecer con su propio negocio".

 

"El único antídoto ante este veneno social que persigue inocentes es mantenerse unidos. Tenemos que aislar a las personas envilecidas que buscan el fracaso de los demás", agregó el Presidente en uno de sus mensajes, que recibió duros cuestionamientos de parte de dirigentes de la oposición.

Además, Macri señaló que "ante la agresión y la persecución, los argentinos pacíficos tenemos que estar más juntos que nunca, tener templanza, esperanza y coraje".

Y agregó: "Somos muchos más los que queremos que a la Argentina le vaya bien que los que desean que les vaya mal. No nos van a amedrentar ni a hacer retroceder hacia el pasado. Cambiamos".

Por otro lado, las críticas no tardaron en llegar por la utilización de expresiones como "aislar", "veneno social" y "envilecidas"  y en ese marco, el reproche más encendido provino del ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, quien comparó al presidente con Hitler y dijo: "El último “estadista” que habló de aislamiento del opositor fue Adolf Hitler que estableció los campos de concentración".

También Hugo Yasky acusó Macri de promover el odio al citar frases del libro "Mi lucha", que escribió el ex dictador alemán en su estadía en prisión en 1924.