El conductor televisivo Marcelo Tinelli volvió a meterse en el terreno de la política. Desde las redes sociales criticó el espionaje supuestamente realizado durante el macrismo a referentes políticos, periodistas o personas vinculadas a la actividad política ya sea opositores o del oficialismo.  

Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la Afip. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse. #SiSePuede", escribió el empresario en su cuenta de Twitter.

 

Las declaraciones de Tinelli están relacionadas a la denuncia que acaba de presentar la titular de la AFI, Cristina Caamaño, ante la Justicia con información de escuchas ilegales realizadas durante la gestión de Mauricio Macri cuando estaba al frente de la agencia, Gustavo Arribas.

El año pasado el conductor dudaba de ser candidato. Se mostró cerca del peronismo federal al recorrer algunas provincias y mantener las primeras reuniones políticas. Llegó a reunirse con Sergio Massa y Roberto Lavagna. Tuvo varios encuentros con el ex gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Una de las intenciones era convencerlo de competir por un cargo en la provincia de Buenos Aires. Públicamente había dicho que no descartaba “entrar a la política”.

La relación con Mauricio Macri fue bastante dispar. La cuestión del fútbol y la vinculación con la AFA había logrado juntarlos varias veces en la Quinta de Olivos en 2016. Ese mismo año, el ex mandatario se quejaba de la imitación de su personaje en el segmento “Gran Cuñado”. Desde Cambiemos dicen que habría molestado cuando Daniel Scioli cerró la campaña de 2015 en el programa “Showmach”. La frustración de Tinelli tras la escandaloso votación de la elección en la AFA terminó de distanciarlos. Durante el macrismo, el diálogo más asiduo fue con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. Cuando ambos referentes de Cambiemos decidieron competir por la reelección, el conductor se acercó al peronismo federal.

La irrupción en la política estuvo tironeada por istintos sectores que intentaron convencerlo de ser parte de la campaña de 2019. El desembarco del showman dentro del albertismo comenzó con su participación en la mesa de referentes en la lucha contra el hambre, una iniciativa impulsada por la Rosada previo a la pandemia. Ya previamente había participado del acto de juramento en el Congreso de la Nación el 10 de diciembre. “Mi enorme cariño y administración para nuestro Presidente”, le había dedicado como mensaje de apoyo. Durante la campaña habían mantenido en encuentro en las oficinas de Fernández en Puerto Madero mediante la intermediación de su amigo y actual ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens.  

Las críticas hacia el macrismo crecieron desde que asumió Alberto Fernández al frente del Poder Ejecutivo. Tinelli había ironizado a las declaraciones de Macri cuando dijo que “el populismo es más peligroso que el coronavirus”. “Mientras Yiya Murano desde el exterior nos da recetas de las masitas que tenemos que comer, me pregunto leyendo esto de las encarcelaciones por presiones de algunos medios a los jueces, y los cierres y quiebras de empresas por aprietes a la AFIP, si todo esto lo lideraba alguien”, escribió en marzo pasado.

Recientemente volvió a tomar las riendas en el fútbol argentino al ser elegido presidente de la nueva Liga Profesional bajo la órbita del reelegido para conducir la AFA hasta 2025, Claudio “Chiqui” Tapia.