La organización social Barrios de Pie volvió ayer a desplegar una protesta en reclamo de la sanción de una ley de emergencia alimentaria que incremente el presupuesto para comedores escolares, y lo hizo a través de una marcha que se inició en la Iglesia de San Cayetano en Liniers y que culminó frente a la sede del Ministerio de Desarrollo.

En medio de los trascendidos sobre un plan del Gobierno para restarle a los movimientos sociales el control sobre los planes que reciben sus bases, Barrios de Pie volvió a la calle y realizó un recorrido que incluyó un alto en el Congreso para entregarle un petitorio al presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, a fin de que ponga en agenda la discusión de la ley de Emergencia Alimentaria durante este año parlamentario.

Cientos de manifestantes cortaron durante varias horas tres carrilles de la avenida 9 de Julio y reclamaron ser recibidos por la ministra Carolina Stanley.

Tras un diálogo con segundas líneas, aceptaron la propuesta de darle más de tiempo al Gobierno para que elabore una respuesta al reclamo, aunque avisaron que si ésta no se concreta pronto se agudizará el conflicto.

"El acampe previsto fue suspendido ante las promesas de reuniones para encontrar instancias de diálogo", anunció Barrios de Pie en un comunicado.

"Debe sancionarse con urgencia una ley de Emergencia Alimentaria y deben fortalecerse los comedores escolares", sentenció el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez.