El ministro de Justicia, Martin Soria, salió este domingo a cuestionar una resolución judicial de la ciudad de Buenos Aires que da pie a que continúen las clases presenciales a pesar del decreto del Poder Ejcutivo Nacional que dispone la suspensión de la escolaridad en las aulas por 15 por el incremento de casos de coronavirus.

Soria sostuvo que el presidente Alberto Fernández "tomó una decisión de Estado para preservar la vida de miles de argentinos, no dictó políticas educativas. Utilizar políticamente al Poder Judicial es una especialidad del macrismo, pero esta vez han ido demasiado lejos".

"Una medida sanitaria del gobierno nacional pretende ser suspendida por la Justicia porteña, un fuero local, manifiestamente incompetente para resolver sobre cuestiones federales. Este mamarracho jurídico sólo tiene una explicación y es política", agregó desde su Twitter.

Soria sostuvo que "la fiscal, los jueces y el Gobierno de la Ciudad deberán hacerse responsables de las consecuencias sanitarias de esta medida", poco antes de que el jefe de Gobierno,  Horacio Rodriguez Larreta, difunda su posición sobre la presencialidad.