Tras los reclamos de un sector del kirchnerismo duro por la libertad del ex vicepresidente Amado Boudou y de otros "presos políticos", el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, consideró hoy que "una amnistía" en el Congreso "para los casos de corrupción" sería "absurda" y "un gran error", en tanto que afirmó que el Presidente "no tiene ninguna vocación de discutir un indulto".

De esta manera, Massa se plantó en una postura opuesta a la que expresaron organizaciones políticas y sociales y dirigentes como el jefe camporista Andrés "Cuervo" Larroque, quien había convocado a una marcha frente al Palacio de Tribunales para exigir la liberación de Milagro Sala y también firmó una solicitada para pedir la libertad de Amado Boudou.

"No veo la menor posibilidad (de impulsar una amnistía desde el Congreso a dirigentes kirchneristas condenados por presunta corrupción). La Justicia es quien absuelve o condena. Una amnistía para los casos de corrupción sería absurda, un gran error", advirtió.

"De mi parte no hay ninguna chance ni de poner en discusión una amnistía así como creo que el Presidente no tiene ninguna vocación de discutir un indulto. La Justicia es quien absuelve o condena", insistió.

En una entrevista al diario español El País, el líder del Frente Renovador opinó que "no hay ninguna necesidad política" para avanzar con indultos o amnistías, y enfatizó que "en todo caso, lo mejor que nos puede pasar es que cada poder del Estado haga su trabajo".

"El legislativo: legislar; la Justicia: absolver o condenar y el Ejecutivo: llevar adelante la gestión. Tratar una amnistía me suena absolutamente absurdo", agregó.

El 9 de enero pasado se dio a conocer públicamente una solicitada en la cual ex presidentes del progresismo latinoamericano, como Lula Da Silva, Evo Morales y Dilma Rousseff, así como dirigentes políticos, sociales, sindicales y del movimiento de Derechos Humanos pidieron la libertad de Amado Boudou tras confirmarse su condena por el caso Ciccone.

Unos días más tarde, el 16 de enero, organizaciones políticas y sociales marcharon al Palacio de Tribunales para exigir la libertad de Milagro Sala y a modo de protesta arrojaron cientos de bolsas de basura en el frente del edificio.

Massa también se diferenció del kirchnerismo al ser consultado acerca del proceso político en Venezuela y su caracterización del Gobierno chavista que encabeza Nicolás Maduro.

"Yo mantengo desde hace años que el gobierno venezolano no cumple las pautas democráticas mínimas. El Presidente también ha sido claro en su respaldo al Informe Bachelet y tiene una posición muy clara respecto de la necesidad de que Venezuela camine hacia una democracia a partir de una solución que encuentren los venezolanos con ayuda del resto de las naciones", indicó.

Consultado sobre la dinámica interna del poder en la coalición gobernante, y las opiniones sobre una presunto liderazgo en la toma de decisiones de la vicepresidenta Cristina Kirchner por encima de Fernández, el líder del Frente Renovador negó que eso suceda.

"Manda el Presidente, no lo dude. Después cada uno de nosotros puede aconsejar u opinar desde la experiencia y el Presidente puede tomar la decisión en función de lo que opina uno u otro. Pero no tengan ninguna duda que el liderazgo del Gobierno lo lleva adelante el presidente Alberto Fernández", subrayó.

Acerca de su vínculo político con Cristina Kirchner, quien preside el Senado, dijo que es "de respeto y trabajo coordinado".

No obstante, reconoció seguir teniendo "muchas diferencias políticas" con el gobernador bonaerense, el kirchnerista Axel Kicillof, uno de los favoritos de la ex presidenta.

"He tenido y tengo muchas diferencias políticas con el actual gobernador, Axel Kicillof, pero creo que está haciendo un buen trabajo", expresó.