Sergio Massa y Cristina Kirchner fueron los candidatos de la provincia de Buenos Aires que mayor caudal de votos perdieron en las elecciones del domingo pasado, respecto a las de 2015, y Néstor Pitrola el único opositor que mantiene un claro ascenso, motivado en parte por el rearmado que hizo el FIT a partir de ese mismo año, según un relevamiento de la Universidad Austral.

El candidato a senador por el frente 1País perdió casi el 50% del caudal de votos con respecto al resultado obtenido en la provincia de Buenos Aires en la elección de 2015, cuando fue candidato a presidente.

Empero, además, hay que tener en cuenta que ya en 2015 Massa había perdido casi un 50% de votos con respecto a la elección del 2013, que fue cuando encabezó la lista de diputados Nacionales del Frente Renovador.

En tanto, Cristina Kirchner tuvo su desempeño más bajo en la provincia de Buenos Aires al obtener 37,25% de votos, perforando el piso de los casi 46 puntos que había obtenido en las elecciones del 2005 y 2007”, agrega el informe. 

Con respecto a la elección del 2011, en la que fue elegida presidenta, “Cristina Kirchner perdió el 33,81% del caudal de votos”, advierte el estudio, que analizó la evolución que tuvieron los candidatos que encabezaron las listas de senadores y diputados nacionales en las elecciones del pasado 22 de octubre, con relación a todas las veces que encabezaron listas en el distrito bonaerense.

La excepción a la regla se dio con la izquierda, ya que Néstor Pitrola mejoró su performance al obtener un 28,72% más de votos con respecto a las elecciones del 2015; sin embargo ésto no le alcanzó para ser electo senador nacional.

"El crecimiento de Pitrola se refleja en las últimas tres elecciones (2013-2015-2017) en relación a las primeras tres elecciones (2005-2007-2009) que fue cuando inició su carrera política en territorio bonaerense”.

En términos generales, en la elección legislativa de este año todos los candidatos peronistas con trayectoria perdieron caudal de votos, y quienes lo hicieron por primera vez, como es el caso de Florencio Randazzo, “influyeron poco en los resultados”.

Al igual que lo que vaticinaban desde el propio PJ hace más de un año atrás, el estudio realizado por la Universidad Austral concluye que el “peronismo fragmentado pierde una notable fuerza en un terreno donde históricamente ha liderado”. 

Es más, las conclusiones generales del informe dan cuenta que los votos obtenidos por los tres candidatos a senadores nacionales de raíz peronista - Cristina Fernández, Sergio Massa y Florencio Randazzo- que en esta oportunidad jugaron desde distintos frentes electorales, habrían sumado el 54% de los votos, aventajando en más de 12 puntos al candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich, que fue quién ganó la elección con el 41,38% de los votos.

Bullrich ya había sido candidato en Buenos Aires en 2015, cuando integró la lista de parlamentarios regionales de Parlasur, pero quedó segundo con el 34,38% de los votos. Ahora, al comparar el porcentaje que sacó en las legislativas de octubre con respecto al 2015, el informe de la universidad Austral da cuenta que “su crecimiento fue del 20.36%, y su tendencia es en alza”.

El ex gobernador bonaerense Felipe Solá, que este año encabezó la lista de diputados nacionales del frente 1País, fue otro de los candidatos que más votos perdió este año; al comparar el resultado del pasado 22 de octubre con el que obtuvo en el 2015, cuando fue candidato a gobernador. Solá perdió el 42,73% de su caudal de votos.

En la categoría diputados nacionales también fue el candidato de izquierda, Nicolás del Caño, quién escapó a la regla, ya que, además de obtener una banca tras quedar cuarto en las elección del pasado 22 de octubre, desde el 2015 al 2017 tuvo un crecimiento en su caudal de votos en territorio bonaerense del 63,30%.