El presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, convocó a  construir la Argentina que" permita al pueblo la dignidad del trabajo" y remarcó que es necesario ayudar al presidente Alberto Fernández, a la vice, Cristina Fernández y al gobernador Axel Kicillof en la política de control de la inflación y para poner "freno a los especuladores".

Maximo también pidió un enorme aplauso para todos los médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, compañeros y compañeras que "pararon la olla en los barrios y que cuidaron a los enfermos para que no nos pase como con los héroes de Malvinas que cuando pase la pandemia el pueblo los olvida".

"Han sido seis años muy duros para nuestra gente, cuatro de macrismo, de insensibilidad, de ajuste, de perder el trabajo, de miedo a perderlo, de ser denigrados y estigmatizados, los trabajadores formales o de los sectores populares, de endeudamiento y de poner de rodillas a la Argentina".

El legislador y referente del oficialismo cuestionó el endeudamiento que tomó con el Fondo Monetario Internacional el gobierno de Mauricio Macri. "Llegamos a diciembre del 2019 y
Macri se había endeudado con el FMI en más de 44 mil millones de dólares solo por decir uno de los organismos multinacionales. Yo les quiero preguntar hoy aquí a ustedes si en sus barrios vieron esos 44 mil millones reflejados".

El diputado planteó que de cara a las elecciones del noviembre "tenemos que demostrar lo que significa  el orgullo del pueblo y dar vuelta la taba", en el acto realizado en el estado de Nueva Chicago, en Mataderos, con organizaciones sociales.

"Es necesario entender  lo grave de la situación que atraviesa y a la sumieron a nuestra patria. Esa plata prestada no fue invertida en su pueblo, en hacer escuelas, o jardines, tampoco en universidad o en asfalto, ni vereda. Tampoco sirvió para desarrollar más al sector PyMES o a la industria argentina", remarcó Máximo.

"Nada ha quedado entonces. Y fue en esa situación que le tocó al presidente hacerse cargo del destino de la patria por voluntad del pueblo", agregó.

Máximo Kirchner tuvo también críticas hacia la gestión de María Eugenia Vidal en la gobernación bonaerense y dijo que hubo "un  sistema de salud destruido, por lo menos en la provincia de Buenos Aires. Allí donde una  gobernadora se vanagloriaba de no abrir hospitales para su pueblo y justificaba que los más humildes no iban a las universidades".

"La iba de maleva y fuerte con los más débiles pero cuando debía levantar la voz al interior de su gobierno porque los humildes no daban más se calló  la boca, dijo si Mauricio y se rajó para la Ciudad de Buenos Aires".

Agregó que es importante definir "cómo vamos a construir ese futuro y para eso necesitamos que los argentinos y argentinas se involucren con el destino de su país" porque "si nuestro pueblo no se involucra será muy difícil. Solo el pueblo va a salvar al pueblo".

"Hay que dejar de lado este tiempo donde fuimos rehenes de las pantallas y los celulares. Basta de redes sociales virtuales, tenemos que vernos, discutir, llorar y reír pero juntos. Apostar a las  redes humanas".