Largas filas y medidas de precaución predominaron este lunes en los locales de cobros de servicios e impuestos que comenzaron a atender mientras que en el transporte público se cumple con el uso del tapabocas a un mes de haberse dictado el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno.

Conforme el inicio de la cuarentena administrada, las principales avenidas de la Ciudad registraron un incremento del 11% en el tránsito vehicular, mientras que en las autopistas porteñas hubo un aumento del 16% en la circulación, según datos proporcionados por el Gobierno local respecto de la semana pasada.

"Tenemos más gente en la calle. En términos de automóviles aumentó mucho, estamos llegando al 40, 45 por ciento de un día normal , es mucho. En el subte subió poco, de 3 a 4% de un día normal, con los colectivos lo mismo, pero viene subiendo y más gente en la calle significa más riesgo de contagio", señaló por la tarde el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Los medios de transporte urbano también vienen aumentando significativamente la cantidad de pasajeros.

Calle

Diferentes centros de cobro de servicios e impuestos abrieron sus puertas tras el anuncio, por Boletín Oficial, de reanudar su actividad mediante un protocolo especial de control. El local de Werstern Union ubicado sobre la avenida Rivadavia al 5400, del barrio porteño de Caballito, el personal ofrecía a quienes ingresaban colocarse alcohol en gel, y contaba con dos ventanillas habilitadas para atención al público.

Desde este lunes rige también la resolución del Ministerio de Salud y de la Jefatura de Gabinete porteña que establece que los mayores de 70 años que quieran salir de sus hogares para efectuar algún trámite o realizar una compra, deberán comunicarse con el 147 previamente para dar aviso.

"La medida de prohibirnos salir a los mayores de 70 me hizo sentir que nos sacaban la libertad. Ya no podemos ir a ver a nuestros hijos y nietos. Entiendo que es por prevención, pero no me gusta", aseguró Lila, mientras hacía la fila en un Rapi Pago de avenida Directorio al 700.

Otra de las medidas que comenzaron a implementarse en la Ciudad es el uso obligatorio de tapabocas en el transporte público. Según se observó por una recorrida en las principales avenidas porteñas, todas las personas que se movilizaban en colectivos, taxis y subtes utilizaban el tapaboca o barbijo.