El oficialismo logró darle media sanción en la Cámara de Diputados al proyecto de reforma de las jubilaciones de privilegio de la justicia y el servicio exterior. Juntos por el Cambio abandonó el reciento al comienzo luego de denunciar que el quórum era inválido por la inclusión de Daniel Scioli, designado embajador en Brasil.

La Cámara baja logró aprobar en general con el voto de 128 diputados y 2 abstenciones.

El Frente de Todos pudo alcanzar el piso de 129 diputados para habilitar la sesión con la ayuda del Interbloque de Unidad Federal, la izquierda, y cuatro cordobeses.

Pero la conformación del quórum quedó en medio de una polémica por la denuncia del presidente del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, quien advirtió que era "inválido" debido a que se conformó con la presencia de "un miembro del Poder Ejecutivo, ya que el diputado Daniel Scioli fue designado como embajador de Brasil y ya tiene acuerdo del Senado". 

Scioli, por su parte, informó que presentará su renuncia recién el 3 de marzo y precisó que su nombramiento requiere de un decreto del gobierno que se publicará en el Boletín Oficial, por lo que todavía sigue siendo diputado.

Negri advirtió que "esta Cámara ha funcionado estos dos meses con la colaboración de Juntos por el Cambio y nosotros estábamos dispuestos a alcanzar acuerdos sobre las jubilaciones, pero agregó que no van a "aceptar este atropello de armar quórum con un embajador".

Ante ese reclamo, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, aclaró que mientras Scioli "no haya presentado la renuncia sigue siendo diputado" y detalló que su designación como embajador se oficializa "cuando se haya publicado en el Boletín Oficial".

"Era mi responsabilidad cumplir con mi tarea de diputado hasta que esté formalizada mi designación como embajador en Brasil", replicó Scioli.

Carlos Heller, presidente de la comisión de Presupuesto y diputado del Frente de Todos, calificó la intención opositora de invalidar la sesión como una "burda maniobra" y un "ataque a la calidad institucional" y aseguró que Negri "dejó en claro que su objetivo es judicializar la ley".

El Frente de Todos logró entonces conseguir el quórum con la presencia de 114 de sus 118 legisladores, el aporte de los ocho diputados del interbloque de Unidad Federal para el Desarrollo liderado por José Luis Ramón, cuatro cordobeses, 2 de la izquierda y la diputada del Movimiento Popular Neuquino, Alma Sapag.

El proyecto busca una convergencia entre el régimen jubilatorio especial, que abarca a funcionarios de la justicia y a diplomáticos, y el régimen general. Entre otros puntos, promueve un aumento del 11% al 18% en sus aportes previsionales, baja la movilidad de los empleados del servicio exterior del 85% al 82% y toma para calcular los haberes al promedio de los últimos 120 sueldos y no solo al salario del último cargo como hasta ahora.

Por críticas de la oposición, el oficialismo aceptó ayer introducir cambios al proyecto original. De este modo, mantuvo la edad jubilatoria en 60 años (en vez de subirla a 65) y accedió a que los jueces actuales en edad de jubilarse puedan elegir retirarse ateniéndose al régimen vigente hasta ahora.