El gobernador electo de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, declaró hoy que es gay y que está en pareja “desde hace 16 años”, generando un hito político al convertirse así en el primer mandatario provincial asumidamente homosexual de la historia argentina.

De esta manera, Melella atribuyó a su condición sexual las denuncias por abuso presentadas por tres obreros de la construcción ante la justicia fueguina en octubre pasado, quienes lo acusaron de pedirles favores sexuales a cambio de darles trabajo.

“Soy gay y estoy en pareja hace 16 años, pero no pienso en casarme”, sostuvo el actual intendente de la ciudad de Río Grande en diálogo con radio La 990. Melella contó que antes de ser político fue “hermano salesiano”, que es “equivalente a cura, pero sin dar misa ni confesar”, y contó que vive en la provincia austral desde 1996.

“Sabíamos que, por mi condición sexual, las denuncias iban a venir por ese lado. Y justo comenzaron después de que internamente dije que iba a ser candidato a gobernador”, contó el radical K, que el domingo ganó la elección en primera vuelta al arañar el 50,9% de los votos y superar por 12 puntos a la actual mandataria provincial, Rosana Bertone.

“Como no pudieron por corrupción, porque somos gente transparente, fueron por ahí”, insistió Melella, que de todos modos tiene una denuncia por la supuesta cartelización de la obra municipal para favorecer a tres empresas de su entorno.

En relación a las denuncias por abuso sexual, que investiga el juez Raúl Sahade, el gobernador electo contó que el caso fue motorizado por “un medio nacional”, y que usaron como testigo a un ex empleado de maestranza del municipio, que “después se desdijo ante la Justicia y que terminó recibiendo una casa social para su hija por parte del gobierno de la provincia”, señaló.

“Este testigo y otros fueron denunciados por falsa denuncia”, concluyó Melella.