Mendoza se convirtió este martes en la primera provincia argentina en reglamentar el cultivo de cannabis para uso medicinal. La ley busca “posibilitar el cultivo, producción e industrialización” dentro del territorio provincial del cultivo cannábico con fines terapéuticos: “Resulta impostergable crear un marco reglamentario que permita regular la producción del cannabis en todas sus etapas”, manifestó el gobierno cuyano a través del Boletín Oficial.

En diciembre de 2020, la Legislatura provincial había adherido a la Ley 27.350 (nacional), que permite la investigación médica y científica, además del el uso y cultivo de la planta y sus derivados con ese mismo fin. Pero Mendoza ya contaba con una ley pionera en el país, la 8962, que permitía el uso medicinal de derivados del cannabis para pacientes con epilepsia refractaria y desde hace tiempo el Gobierno trabajaba en la investigación, regulación, control y funcionamiento productivo del cannabis medicinal.

De esta manera, la provincia sumará mucho antes que otras provincias dicha actividad a su matriz productiva “respetando los protocolos sanitarios y en un marco de seguridad jurídica”, según se indicó en el mismo documento oficial. En contraposición, Santa Fe, Río Negro y Entre Ríos tienen en curso proyectos en la materia pero que aun no fueron sancionados definitivamente.

A qué enfermedades y dolencias ayuda el cannabis medicinal

“Es necesario reconocer que el desarrollo de investigación y evidencia científica en el uso medicinal, terapéutico y paliativo del cannabis se encuentra en pleno desarrollo en el mundo, lo cual obliga a seguir los avances de la ciencia para ir consolidando la política pública y el marco regulatorio vigente”, argumentaron en el documento que lleva la firma del gobernador Rodolfo Suarez.

Los cannabinoides tienen propiedades medicinales, lo que permite tratar dolencias como cáncer, epilepsia, glaucoma, esclerosis múltiple, fibromialgia y dolor crónico, entre otras que están en investigación.

Hasta ahora, quienes tenían la necesidad de acceder a este producto como paliativo o tratamiento estaban obligados a ingresar a un mercado que no garantizaba la calidad medicinal y la composición del producto.

Los beneficios de la reglamentación del cultivo de cannabis medicinal

La reglamentación de esta ley tiene un doble beneficio en la provincia, ya que por un lado diversifica la actividad productiva de Mendoza, con una industria ligada a la agricultura que mueve inversiones y genera empleo en países vecinos como Chile o Uruguay. Mientras que por el otro da acceso legal, seguro y controlado a quienes necesitan los derivados del cannabis, de acuerdo a la reglamentación.

El Ministerio de Economía y Energía contará con la Unidad de Control de Cannabis con fines medicinales, terapéuticos y científicos, con facultades resolutivas y capacidad de dictar protocolos, instructivos y normas de actuación obligatorias, de acuerdo a la normativa.

De esta forma, regulará de manera sistémica e integral los proyectos productivos, teniendo facultades de fiscalización y sanción, siendo la autoridad de aplicación en caso de incumplimientos.

Además, la reglamentación establece que se creará un programa provincial de promoción de proyectos para el cultivo, producción, estudio e investigación del uso de la planta en “tratamientos no convencionales” con fines científicos y medicinales.