La eliminación de multas por no registrar a sus trabajadores y la creación de un fondo de desempleo con aporte de los empleadores son dos de los ejes de la reforma laboral que elaboró el Ministerio de Trabajo, y que implica además rebajas en los aportes patronales y en las indemnizaciones por despidos.

Un par de horas después de que Mauricio Macri anunciara su plan de reformas en el Centro Cultural Kirchner, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, comenzó a presentar a abogados laboralistas y representantes sindicales el proyecto de reforma laboral.

Se trata de un borrador de 56 páginas, con once títulos, que modifica un paquete de leyes para hacer más flexible la contratación y el despido de empleados. Empleo. Contrato de Trabajo. indemnizaciones y de higiene y seguridad, entre otras.

Con la excusa de reducir la litigiosidad laboral, el borrador plantea la eliminación de multas a empleadores por empleo mal o no registrado y las que figuran en el artículo 80 en la ley de Contrato de Trabajo. También se buscará eliminar la posibilidad de hacer juicios por “solidaridad”, es decir que van no sólo contra el empleador primario sino contra la empresa que desarrolla la actividad principal.

Asimismo, se introducirán cambios en el artículo 245 que fija el monto de las indemnizaciones por despidos para pasar a un sistema similar al que aplica la Uocra que consiste en un fondo de desempleo financiado por los empleadores para cubrir la subsistencia de los trabajadores en el lapso que están desocupados entre el final de una obra y el inicio de otra.


El “Fondo de cese laboral” será cubierto por los empleadores, calculado a partir del salario bruto del trabajador. Por lo que se sumaría un nuevo ítem de descuento en la masa salarial total que podría repercutir a la baja en las remuneraciones que perciben los empleados.


Por otro lado, el Ejecutivo pretende que se baje de los dos años actuales a un año el plazo a partir del cual prescriben las acciones legales que se pueden iniciar contra los empleadores por violar la ley de contrato de trabajo, lo cual implicaría un cambio al artículo 256.


En otro orden, se establece una licencia por paternidad de quince días, extendiéndose de esta manera desde los dos días actuales, una medida que ayudaría a acortar la desigualdad de género en materia laboral.