Durante la reunión que ayer mantuvieron en el Foro Económico de Davos, el presidente Mauricio Macri, y la canciller alemana, Angela Merkel, coincidieron en mejorar el consenso y acelerar las negociaciones para un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea.

El mandatario y Merkel mantuvieron una reunión de unos 15 minutos, con lo cual la referencia al diálogo entre los bloques fue muy escueta, expresaron fuentes gubernamentales a BAE Negocios. No obstante, "estuvieron plenamente de acuerdo en que hay que hallar consensos donde hoy existen diferencias, como ocurre en el capítulo agrícola", en el que la UE mantiene una postura proteccionista, apuntaron desde el Ejecutivo.

El nivel de incertidumbre en torno a la firma de un TLC es muy alto. Por más que (como vino ocurriendo desde mediados de 2017), la administración de Macri y Michel Temer intentaran avanzar al menos en un documento político, esto no se alcanzó. Aunque Macri y Merkel no la nombraron, es Francia el principal obstáculo a un entendimiento debido a la presión de su lobby agropecuario.

De allí, la importancia de las conversaciones que mañana sostendrán Macri y su par de Francia, Emmanuel Macron, en el Palacio del Elíseo. Se espera, como adelantó este medio, que el presidente argentino exprese la necesidad de flexibilizar posiciones, en alusión a los agricultores franceses. Francia, Irlanda y Polonia a la cabeza, acompañadas por Europa del Este, en gran parte, no ceden cuotas en los segmentos de las carnes, y porque en el eurobloque no quieren que ingrese el etanol brasileño en mayores volúmenes.