Los metrodelegados suspendieron el paro que iban a realizar hoy en protesta por la posible presencia de material cancerígeno en formaciones de la línea B del subte, ya que la subsecretaría de Trabajo porteña los convocó a una reunión para definir detalles de la inspección a los vagones aludidos.

Ante la reunión a la que fueron convocados, los metrodelegados consideraron que estaban "dadas las condiciones para suspender la medida" de fuerza que habían definido, que consistía en un paro de tres horas en todas las líneas y el Premetro, de 5.30 a 8.30.

Los metrodelegados reclaman formar parte de la comisión que inspeccionará las formaciones que presuntamente están contaminadas con asbesto, un elemento cancerígeno.

Los vagones CAF 5000 y 6000 habían sido comprados en 2013 al Metro de Madrid y meses atrás se descubrió en la capital española que algunas formaciones contaban con asbesto. Días atrás el Sbase había planteado que "las primeras revisiones hechas por la Metrovías arrojaron resultados negativos" y señaló que ese material "no representa riesgos para los pasajeros ni para los operarios mientras no sea manipulado".