La vicepresidenta Gabriela Michetti encabezó ayer un acto en el Senado para presentar el informe sobre sus cuatro años de gestión y sostuvo que realizó un "trabajo disruptivo" para ese cargo, al tiempo que presentó dos salones renovados, a modo de despedida de la Cámara alta.

Michetti destacó la reforma administrativa que llevó adelante en el Senado así como los trabajos en materia de infraestructura pero también subrayó el rol que le dio el presidente Mauricio Macri en materia de relaciones internacionales y la creación de la Agencia Nacional de Discapacidad.

"Cuando fui elegida como vicepresidenta de la Nación lo primero que pensé fue que en el siglo XXI tenemos que pensar el rol de la Vicepresidencia de otra manera: en cuanto a la presidencia del Senado definimos que íbamos a hacer un trabajo de reconstrucción y de renovación de muchas cosas que la Cámara necesitaba", señaló.

En efecto, el acto se desarrolló en el Salón de las Provincias del Senado tras permanecer varios meses cerrado por refacciones y, al término del acto, encabezó la reapertura del Arturo Illia, mientras que el Salón Azul y la fachada del Congreso "estarán terminados para 2020".