Aún sin que la diputada Elisa Carrió desista de avanzar en el juicio político contra Germán Garavano, el Gobierno busca retroceder en la pelea interna que se generó por la posición respecto al desafuero de Cristina Kichner, la absolución de Carlos Menem en la causa armas y la salida de tres funcionarios de la AFIP.

Temprano por la mañana, el Presidente había resaltado el compromiso en la lucha contra la impunidad y la corrupción. Si bien no hizo mención nadie es especial fue un mensaje dirigido a la alianza Cambiemos después de que Carrió dijo el fin de semana que había "perdido la confianza en el Presidente". Al término de la reunión de Gabinete, Garavano aclaró que Macri se refirió "a todos, a los ex presidentes, a los empresarios, y a los jefes de las organizaciones delictivas".

El Gobierno ahora apuesta a recomponer la relación. El jefe de Estado y la titular de la Coalición Cívica buscarán limar las diferencias mañana durante el lanzamiento del programa Argentina Exporta, que se realizará en el Centro Cultural Kirchner. El encuentro fue confirmado por el propio ministro de Justicia, hoy a un paso del juicio político impulsado por Carrió. "Es posible que coincidan en el acto", explicó el funcionario para enmarcar lo que será la reconciliación entre el Presidente y la diputada.

En medio de la crisis en Cambiemos generada por el enojo de Carrió, Macri expuso ante el J20, el grupo de afinidad del ámbito judicial del G20, acompañado por el ministro de Justicia y el flamante titular de la Corte, Carlos Rosenkrantz. Durante su discurso, el líder del PRO afirmó que las leyes e iniciativas que el Gobierno viene impulsando apuntan a "construir un estado en que la justicia sea la misma para todos, sin privilegios". En la misma línea, el ministro Garavano expresó que "la Justicia está en un clima en el que puede investigar sin restricciones más allá de las opiniones que podamos tener sobre las aspectos técnicos en los procesos judiciales".

Desde la Coalición Cívica existe la idea de que en algunos sectores buscan frenar los casos de corrupción, como el caso en el que se investiga a la familia presidencial y al primo, Angelo Calcaterra, vinculado a la causa de los cuadernos por las coimas pagadas por IECSA. "En la Argentina impera un clima de estado de derecho y de avance contra la corrupción y el crimen organizado contra el narcotráfico, que es irreversible", sentenció el ministro, a lo que agregó que es el propio Macri el que "está liderando" ese proceso con aportes del radicalismo, de Carrió y del resto de la alianza. "Queremos que esto sea una transformación profunda", agregó.

También la ministro de Seguridad, Patricia Bullrich, opinó sobre la relación con Carrió y afirmó que "el gobierno de Cambiemos y la presidencia de Macri garantizan que no haya impunidad". "No decidimos lo que los jueces tienen que hacer o dejar de hacer. Generamos un ambiente apto para que los jueces sientan la libertad y la autonomía para investigar", garantizó al titular de la cartera de Seguridad en diálogo con los periodistas acreditados en Casa Rosada.