La trabajosa aprobación del Presupuesto en la cámara de Diputados fue el último sinsabor que atravesó el presidente del cuerpo, Emilio Monzó, incómodo desde hace tiempo con su pertenencia a Cambiemos. Es cierto que ya había avisado meses atrás que no iba a postularse para un nuevo período, pero la ratificación cuando falta un año y el peronismo está en pleno rearmado detonó suspicacias.

Cerca de Monzó señalan que la decisión está tomada pero que no va a retirarse de la presidencia del cuerpo ni de Cambiemos antes de diciembre de 2019. “No va a ser candidato de Cambiemos, ni de ningún otro partido. No va a ser candidato”, señalan.

El grupo de consulta de Monzó está del otro lado de la General Paz. Su círculo más cercano está conformado por legisladores bonaereneses, entre ellos su hermano Gabriel Monzó, Guillermo Bardón y Marcelo Daletto.

En esa mesa se viene evaluando la estrategia de cara al proceso que está encarando el peronismo, con cruces como el de Felipe Solá y nuevas “afinidades” tal como quedó en evidencia con la foto de “los cuatro”: Miguel Pichetto, Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa.

El peronismo en movimiento resulta un espacio seductor, sobre todo para los dirigentes que provienen del PJ y añoran los debates de estrategia política que no encuentran en Cambiemos.

Monzó fue siempre recelado por el núcleo chico del PRO. Su mejor relación es con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y sumó un vínculo discreto con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aunque sea de otro perfil. Pero el segundo fracaso consecutivo de la Casa Rosada para armar una mesa de discusión que no se concretó, lo convenció de validar su decisión de irse.

“La convocatoria a la mesa de discusión ampliada no significó nada. Si, se habló del presupuesto, pero nada de diseño de estrategia política. Se fue acumulando el malestar”, explican.

Aclararon de todos modos: “No hay nada nuevo. En las últimas 48 horas Emilio estuvo dedicado a la reunión del P20 —parlamentarios del G20— con una agenda agotadora. Le preguntaron y respondió lo mismo: que no va a seguir después de 2019. Mientras tanto, no se va a ningún lado”.