El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, dejó abierta hoy la posibilidad de modificar la edad jubilatoria, debido al crecimiento de las expectativas de vida en la población, aunque aclaró que la discusión se debe dar "en calma y con tiempo".

"En algún momento, esa discusión vamos a tener que darla, pensando en un esquema gradual", señaló el funcionario, mientras indicó que "la expectativa de vida todos los años crece y los sistemas jubilatorios se van a tener que ir adaptando".

De ese modo, consideró: "Hay que hacerlo en calma y con tiempo, de modo tranquilo. Son cosas pesadas de mover, con mucha inercia por su gasto".

"Tenemos que pensarlo y discutirlo bien para no llegar a un punto en el que se convierta en algo insustentable", evaluó, y sostuvo que "no es un disparate pensar que una mujer se jubile a los 65 años", aunque agregó: "No sé en qué momento lo definiremos".

"No es la primera vez que en la Argentina se abre esta posibilidad ya que, en el tercer año de la presidencia de Mauricio Macri, su Gobierno intentó avanzar en ese sentido a raíz de un informe de la ANSeS", apuntó en diálogo con Radio La Red.

Al ser consultado respecto del nivel de desocupación, analizó que "poner objetivos con proyecciones no es lo de adecuado".

"En la situación de emergencia en la que está la Argentina, planear una proyección a cuatro años sería una ofensa", argumentó.

Además, remarcó que hay "cierta reactivación de consumo en productos básicos". "Son datos pequeños y puntuales. No queremos plantear que esto es un éxito. Estamos mejor de lo que hubiéramos esperado", enfatizó Moroni.

Al ser consultado respecto de la cláusula gatillo, resaltó: "Tenía sentido en una situación de inflación creciente. Era un mecanismo para limitar la pérdida salarial". "Pero en un sistema de inflación decreciente no tiene sentido, provoca desajustes y hay que trabajar con los datos cercanos de lo que está sucediendo con la inflación, algo que sindicatos y empresarios entienden", explicó el ministro.

"Vemos que, si la inflación sigue en el rumbo que estamos viendo en estos meses, debemos trabajar con otros criterios, como negociaciones más cortas", manifestó y subrayó que "la cláusula gatillo deja de ser necesaria".

Por otra parte, en relación con las críticas sobre el aumento a jubilaciones, Moroni destacó que "el Gobierno hace lo que dijo que iba a hacer cuando envió el proyecto de ley de Solidaridad: fortalecer el carácter redistributivo de los sistemas de seguridad social teniendo en cuenta los sectores que quedaron más abajo en la pirámide". 

"Con este esquema le dimos al 75% de los beneficiados un aumento superior al que habrían tenido con la fórmula anterior: dos bonos de 5 mil pesos, un adicional en la AUH de 2 mil pesos en enero, y aumento en las asignaciones familiares y la AUH también por encima de la fórmula anterior", enumeró el funcionario en declaraciones a El Destape.